viernes, 2 de diciembre de 2016

El misterioso sonido que desconcertó al primer astronauta chino en el espacio

Redacción BBC Mundo

Image copyrightAFPImage captionYang Liwei fue el primer hombre de nacionalidad china en ir al espacio.

Imagina que estás solo en una nave diminuta. Es tu primera vez allá arriba y estás ante el espacio infinito cuando de repente empiezas escuchar unos golpes raros.

Esto fue lo que le pasó a Yang Liwei, el primer chino en ir al espacio, en el año 2003.

En una entrevista reciente con una cadena de televisión china, Yang recordó que escuchó un ruido como el de "un martillo de madera contra un un cubo de hierro", reportó la agencia de noticias China Xinhua.

Como es natural, se puso un poco nervioso y decidió echar un vistazo por el ojo de buey de la nave, pero no pudo encontrar una explicación para el golpe misterioso.

Por más que lo intentó, no pudo descifrar qué era.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionYang Liwei no ha podido reproducir ese sonido en la Tierra.

Al regresar a tierra intentó sin éxito recrear el sonido para que expertos le ayudaran a identificarlo.

Como era de esperar, la historia sobre este sonido misterioso en el espacio ha llamado mucho la atención de los medios chinos.

¿Qué o quién golpeaba a la nave de Yang cuando estaba solo a miles de kilómetros de la seguridad de la Tierra?
¿Infinito silencioso?

Las ondas sonoras se propagan mecánicamente como una vibración y por eso necesitan de un medio -líquido, sólido o gaseoso- para viajar.

Ejemplos sencillos serían el sonido del trueno que viaja en el aire o el del sonar que lo hace bajo el agua.

"Si bien el espacio interplanetario (y el interestelar) no están completamente vacíos, las moléculas de gas y los granos de polvo están tan esparcidos que no forman un medio continuo que permita que las ondas sonoras se transmitan directamente", explicó para el sitio académico The Conversation la profesora Monica Grady, del departamento de ciencia planetaria y espacial de la Universidad Abierta de Reino Unido.

Image copyrightAFPImage captionYang es considerado un héroe en China por su vuelos al espacio.

"Si estaba golpeando, podría ser algo físico 'que pegaba' a la nave que llevaba al astronauta", le explicó por su parte a la BBC el profesor Goh Cher Hiang, experto en ingeniería espacial de la Universidad Nacional de Singapur. Aunque aclaró que esta sugerencia era puramente especulativa.

Su colega Wee-Seng Soh tiene una explicación distinta, pues sugirió que ese extraño sonido puedo haber sido "el resultado de la expansión o contracción de la nave, especialmente cuando la temperatura del exterior de la misma pudo haber cambiado considerablemente una vez que entró en órbita".

Los días de Yang como hombre del espacio hace tiempo que quedaron en el pasado.

Pero según la prensa china, el sonido fue escuchado posteriormente por astronautas que participaron en misiones en 2005 y 2008.

De hecho, Yang les habló de su experiencia a sus sucesores para que el sonido no los sorprendiera y se preocuparan como él.

Así que a pesar de que no han podido dar con una explicación contundente, Yang lo describe ahora como un "fenómeno normal".

Este jueves, cuando el famoso astronauta acudió a una actividad en una escuela en la ciudad oriental de Ningbo, en la provincia china de Zhejiang, los alumnos le preguntaron sobre el tema.

Yang les reveló su hipótesis sobre lo ocurrido: el sonido era el producto de la reducción de la presión de aire que provocaba cambios en la estructura de la nave espacial al salir de la atmósfera terrestre e ingresar al espacio, según informó la agencia Xinhua.

Agregó que el aire que se escapa de los objetos dentro de la cápsula espacial también podrían causar el sonido.

Image copyrightAFPImage captionLa sonda Juno recogió sonidos del espacio
El sonido del espacio

De hecho, no es para nada inusual escuchar sonidos en el espacio, de la misma forma que no es inusual no encontrar una respuesta para ello.

En 1969, durante la misión de la NASA que orbitó la Luna, los astronautas describieron un extraño sonido al pasar por el lado oscuro del satélite que no podían explicar.

Dijeron que era el sonido como de un silbido que ellos tomaron como la música del espacio.

La NASA dijo más tarde que debía ser una interferencia.

En la actualidad son muchas las sondas que están equipadas con potentes micrófonos para grabar lo que el espacio quiera susurrarnos.

El macabro destino de los cadáveres a los que les late el corazón

Zaria GorvettBBC Future

30 noviembre 2016
Image copyrightGETTY IMAGESImage caption¿Cuándo se cruza el umbral que separa la vida de la muerte? Una pregunta que, incluso solo considerando lo biológico, tiene muchas aristas.

Sus corazones siguen latiendo. Orinan, sus cuerpos no se descomponen y son cálidos al tacto; sus estómagos retumban, sus heridas se curan y sus tripas pueden digerir los alimentos. Pueden tener ataques cardíacos, fiebre y sufrir de escaras. Pueden sonrojarse y sudar: incluso pueden tener bebés.

Y sin embargo, de acuerdo con la mayoría de las definiciones legales y médicas, estos pacientes están completa e indiscutiblemente muertos.

Estos son los cadáveres de corazón latiente; cuerpos con muerte cerebral, con órganos funcionales y pulso.

Sus costos médicos son astronómicos (hasta US$217.784 por solo escasas semanas), y con un poco de suerte y mucha ayuda, hoy es posible que el cuerpo sobreviva durante meses o, en raros casos, décadas, aunque técnicamente esté muerto.

¿Cómo es posible? ¿Por qué sucede? ¿Y cómo saben los médicos que están realmente muertos?
Por gracia de la electricidad

Identificar a los muertos nunca ha sido fácil. En la Francia del siglo XIX había 30 teorías acerca de cómo saber si alguien había fallecido, incluyendo atar pinzas a sus pezones y poner sanguijuelas en sus glúteos.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionLos primeros intentos para evaluar signos de si una persona estaba viva incluían poner pinzas en los pezones.

En 1846, la Academia de Ciencias de París lanzó un concurso para "el mejor trabajo sobre los signos de la muerte y los medios para prevenir entierros prematuros", y un joven médico probó su suerte.

Eugène Bouchut calculó que si el corazón de una persona había dejado de latir, seguramente estaría muerta. Sugirió usar el estetoscopio recién inventado para escuchar el latido del corazón: si el médico no oía nada durante dos minutos, el cuerpo podría ser enterrado con seguridad.

Bouchut ganó el concurso y su definición de "muerte clínica" quedó establecida para ser inmortalizada en películas, libros y la sabiduría popular.

Pero un descubrimiento fortuito en la década de 1920 hizo las cosas definitivamente más confusas. Un ingeniero eléctrico de Brooklyn, Nueva York, había estado investigando por qué las personas mueren después de haber sido electrocutadas, y se preguntó si una sacudida con el voltaje adecuado también podría traerlas de nuevo a la vida.

William Kouwenhoven dedicó los siguientes 50 años a hallar una manera de que eso sucediera, lo que eventualmente llevó a la invención del desfibrilador.

Fue la primera de una avalancha de nuevas técnicas revolucionarias, incluyendo ventiladores mecánicos y tubos de alimentación, catéteres y máquinas de diálisis.

Por primera vez, podías carecer de ciertas funciones corporales y aún estar vivo. Nuestra comprensión de la muerte se estaba desvaneciendo.
Más allá del coma

La invención del EEG, que puede utilizarse para identificar la actividad cerebral, dio el golpe final.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionHubo un tiempo en que consideraba que si el corazón no latía, la persona estaba muerta. Pero ahora sabemos que la historia no termina ahí.

A inicios de la década de 1950, médicos comenzaron a descubrir que algunos de sus pacientes, quienes previamente fueron considerados solo comatosos, no tenían, de hecho, actividad cerebral en absoluto.

Habían descubierto los "cadáveres de corazón latiente", personas cuyos cuerpos estaban vivos aunque sus cerebros estaban muertos.

Estos no deben ser confundidos con otros tipos de pacientes inconscientes. Un paciente en coma muestra actividad cerebral, y tiene el potencial de lograr una recuperación completa.

Un estado vegetativo persistente es definitivamente más grave: en estos pacientes el cerebro superior está permanente e irremediablemente dañado, y aunque nunca tendrán otro pensamiento consciente, no están muertos.

Para calificar como cadáver de corazón latiente, todo el cerebro debe estar muerto.

Esto incluye el "tronco cerebral", la masa primitiva en forma de tubo en la parte inferior del cerebro que controla funciones corporales críticas, como la respiración. Pero -y esto es desconcertante- nuestros otros órganos no están tan preocupados por la muerte de su "cuartel general" como se podría pensar.


Image copyrightSCIENCE PHOTO LIBRARYImage captionLos cadáveres a los que les late el corazón no deben ser confundidos con los pacientes en coma o en estado vegetativo.

Alan Shewmon, neurólogo de la UCLA y crítico de la definición de muerte cerebral, identificó 175 casos en los que los cuerpos de las personas sobrevivieron durante más de una semana después de ser declaradas muertas.

En algunos casos, sus corazones siguieron latiendo y sus órganos funcionaron durante otros 14 años. Para un cadáver, esta extraña vida después de la muerte duró dos décadas.
El árbol de la muerte, el más peligroso del mundo
¿Cómo es esto posible?

De hecho, biológicamente hablando, nunca ha habido un único momento de muerte; cada deceso es realmente una serie de mini-muertes, con diferentes tejidos desvaneciéndose a diferentes escalas.

"Elegir una definición de muerte es esencialmente una cuestión religiosa o filosófica", dice Robert Veatch del Instituto Kennedy de Ética.

A veces, este lento declive puede tener consecuencias alarmantes.

Un ejemplo es el Signo de Lázaro, un reflejo automático reportado por primera vez en 1984. Hace que los muertos se sienten, levanten brevemente los brazos y los dejen caer, cruzados, sobre sus pechos.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionEl cerebro usa el 25% del oxígeno del cuerpo, por lo que es el primer órgano que muere cuando dejamos de respirar.

Sucede porque aunque la mayoría de los reflejos son mediados por el cerebro, algunos son supervisados por los "arcos reflejos", que viajan a través de la espina dorsal.

A lo largo del tránsito vida-muerte, se sabe que las células madre de la piel y del cerebro permanecen vivas durante varios días después de que una persona haya muerto.

Se han encontrado células madre musculares vivas en cadáveres de dos semanas y media.

Incluso nuestros genes continúan activos mucho después de haber dado nuestro último aliento.

Lo que nos trae de nuevo a ese problema médico perenne: si tu corazón sigue latiendo, ¿cómo pueden los médicos decir que estás muerto?

Pruebas infalibles

Para empezar, identificaron a las víctimas comprobando la ausencia de actividad cerebral en un EEG. Pero había un problema.Image copyrightSCIENCE PHOTO LIBRARYImage captionLos médicos siguen procedimientos estándar para evaluar signos de vida en un paciente.

El alcohol, la anestesia, algunas enfermedades (como la hipotermia) y muchos fármacos (incluyendo Valium) pueden interrumpir la actividad cerebral, induciendo a los médicos a pensar que su paciente está muerto.

En 2009, Colleen Burns fue encontrada en un coma inducido por drogas y los médicos de un hospital de Nueva York creyeron que estaba muerta. Se despertó en la sala de operaciones el día antes de que médicos fueran a extraer sus órganos.

Varias décadas antes, en 1968, un grupo de médicos de Harvard convocó una reunión de emergencia para discutir exactamente esto.

En el transcurso de varios meses, idearon una serie de criterios infalibles que permitirían a los médicos evitar tales errores y establecer que los cadáveres de corazón latiente definitivamente estuvieran muertos.

Las pruebas siguen siendo el estándar mundial actual, aunque algunas se parecen asombrosamente a las del siglo XIX.

Para empezar, un paciente debe "no responder a los estímulos verbales", como cuando se grita su nombre; debe permanecer sin responder a pesar de numerosos procedimientos incómodos, incluyendo la inyección de agua helada en una de sus orejas - una técnica que tiene como objetivo provocar un reflejo automático que hace que los ojos se muevan.

Image copyrightSCIENCE PHOTO LIBRARYImage captionLos cadáveres a los que les late el corazón pueden recibir complejos tratamientos para preservar sus órganos para donación.

Esta prueba en particular es tan valiosa que le valió a su descubridor un Premio Nobel.

Por último, el paciente no puede ser capaz de respirar por su cuenta, ya que este es un signo seguro de que su cerebro primitivo sigue en funcionamiento.
El gestionamiento de los donantes de cadáveres

Se podría esperar que todo el tratamiento médico se detenga después de que alguien es considerado muerto -incluso si es un cadáver de corazón latiente-, pero eso no es del todo cierto.

Hoy en día, los cadáveres de corazón latiente han generado una nueva y extraña especialidad médica, el "gestionamiento de donantes de cadáveres", cuyo objetivo es mejorar el éxito de los trasplantes cuidando la salud de los muertos.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionLa definición exacta de la muerte depende también de la cultura y la religión.

El objetivo es engañar al cuerpo haciéndole pensar que todo está bien hasta que los destinatarios y cirujanos estén listos.

Estas intervenciones sólo son posibles porque las pruebas de Harvard prometen clasificar los muertos y los vivos. Pero por desgracia, una vez más la muerte es más confusa de lo que nos gustaría pensar.

En una revisión de 611 pacientes diagnosticados de muerte cerebral usando esos criterios, los científicos encontraron actividad cerebral en el 23%.

"Con la muerte clínica, hay disputas -por ejemplo, acerca de cuánto tiempo es necesario para que se pierda la circulación y que sea imposible restaurarla. Utilizamos cinco minutos en EE.UU., pero no hay pruebas realmente buenas de que ese es el número correcto ", dice Veatch.

Donde la situación se complica particularmente es si la víctima está embarazada.

En estos casos, la familia del paciente está ante una elección desgarradora. Pueden aceptar que han perdido a su bebé por nacer, o comenzar la intensa y a menudo espantosa batalla para mantener a la madre el tiempo suficiente hasta el parto, lo que ocurre generalmente cuando el feto tiene aproximadamente 24 semanas.

El forcejeo entre los intereses de la madre y los de su bebé por nacer plantea la pregunta: ¿qué derechos humanos debemos retener cuando estamos muertos?
"Cerebro superior"

Y las cosas pueden estar a punto de ser mucho más complicadas.

Los médicos están obligados por la "regla de los donantes muertos", que afirma que no se pueden extirpar órganos hasta que una persona está muerta, es decir, totalmente con muerte cerebral o con un corazón que ya ha dejado de latir. Pero algunas personas, incluyendo Veatch, piensan que esto debería cambiar.

Image copyrightSCIENCE PHOTO LIBRARYImage captionUn cadáver latiente puede albergar a un feto hasta su nacimiento.

Ellos han propuesto la definición de "cerebro superior", lo que significa que una persona no está muerta cuando su corazón deja de latir, o incluso cuando deja de respirar; una persona está muerta cuando pierde su "personalidad".

Aquellos con partes cruciales de sus cerebros intactos y la capacidad de respirar independientemente estarían muertos siempre y cuando ya no pudieran tener pensamientos conscientes.

Aflojando la definición un poco más, los médicos de trasplante tendrían acceso a un grupo mucho más grande de donantes potenciales y salvar un sinnúmero de vidas.

La muerte no es un hecho puntual, es un proceso -pero después de miles de años, todavía estamos buscando algo más definitivo. Y no parece que estemos a punto de sacar una conclusión muy pronto.

jueves, 1 de diciembre de 2016

A la venta el nuevo libro de José Antonio Roldán "Misterios. Ayer, hoy y siempre"

Desde el día 30 de Noviembre está en preventa el nuevo ensayo de José Antonio Roldán "Misterios. Ayer, hoy y siempre" de Ediciones Oblicuas



MISTERIOS. Ayer, hoy y siempre

Ensayo

Precio: 14€

Número de Páginas: 134 

Medidas: 15 x 21.6 cm.

Editorial: Ediciones Oblicuas

Sipnosis: 

¿Qué es la «lluvia» de cabello de ángel?, ¿qué nos pueden aportar diferentes estatuillas doradas encontradas en una isla de Dinamarca?, ¿hay un enclave más enigmático que Stonehenge en Estados Unidos?, ¿están resueltos los misterios que rodean la isla de Pascua?... Desde el inicio de los tiempos el ser humano ha visto ligada su propia existencia a diferentes arcanos. Gran parte de ellos siguen aún vigentes y se han vertido ríos de tinta en pos de descubrir qué se esconde tras su misterioso velo, pero pese a ello, en pleno siglo XXI, todavía no se han podido resolver, o las conclusiones que se han dado sobre sus posibles orígenes son demasiado parciales, encorsetadas o más enrevesadas que el enigma en sí. El autor de este libro intenta ahondar en diferentes detalles que puedan aportar algo más de luz a las temáticas que aquí se plantean.

viernes, 25 de noviembre de 2016

¿Por qué ahora todos quieren ir a la Luna como en la época de la Guerra Fría?

Gabriela Torres. BBC Mundo

Image copyrightTHINKSTOCKImage caption¿Será que al final sí tendremos bases en la Luna?
Desde hace décadas nos vienen prometiendo una base en la Luna. Pusimos un pie, y se quedó en eso, una huella en nuestro satélite natural.

En lo que sí nos hemos vuelto expertos es en orbitar la Tierra a bordo de la Estación Espacial Internacional.


Sin embargo, de un tiempo aquí, cada vez son más las iniciativas estatales y privadas que no sólo anuncian un regreso a la Luna, sino ambiciosos planes de colonización.

China planea alunizar en el lado oscuro de la Luna en 2018, mientras que Rusia anunció que para el 2031 pondrá un pie allí.

Estados Unidos no se ha pronunciado como gobierno. Aunque en julio de este año le dio permiso a la empresa privada Moon Express para ir a la Luna y más recientemente la NASA hizo un llamado a empresas privadas para que envíen sugerencias sobre experimentos que se puedan hacer allá arriba.
¿A qué se debe tanto interés?

Image copyrightESAImage captionRusia quiere construir bases en la Luna, un proyecto que China comparte.

Para el especialista en aeromecánica de la universidad de Texas en Austin, Leon Vanstone, la principal razón sigue siendo la misma que en la Guerra Fría: poder.
¿Quién es dueño del espacio exterior?

"Debemos recordar que fueron los rusos (entonces Unión Soviética) los primeros en poner a un hombre en el espacio -ellos quería militarizar el espacio- por lo que Estados Unidos se apresuró y puso a un hombre en la Luna", le dijo a BBC Mundo.

Esta demostración de poder costó millones de dólares, y las entonces potencias -continúa Vanstone- se dieron cuenta que lo mejor para todos era realizar iniciativas conjuntas en las que se compartieran tanto costos como responsabilidades (como sucede ahora en la Estación Espacial Internacional).

Pero el tablero geopolítico ha cambiado.

China está creciendo como una potencia espacial, Estados Unidos ya no tiene el shuttle -por lo que depende de los rusos para seguir adelante su programa espacial- y, según la experta en leyes espaciales Jill Stuart, "hay tensiones entre EE.UU. y Rusia".

"Así que siempre hay una política complicada por detrás", de dijo a BBC Mundo.

Además, a diferencia de la mayoría de las agencias espaciales del mundo, como la NASA (EE.UU.), la ESA (Europa) o Roscosmos (Rusia), el programa espacial chino está dirigido por militares.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionEE.UU. demostró que se podía ir a la Luna, pero a un costo muy alto.

Y aquí está la diferencia entre el gobierno chino y el estadounidense: "Estados Unidos no quiere decir que su programa es estatal, en su política capitalista prefieren decir 'vamos a dejar que nuestras empresas privadas estén a la delantera del programa espacial"", agrega Stuart.

Por otra parte, Vanstone señala que para EE.UU. "es más fácil pagarle a una empresa privada, y que corra con la responsabilidad, que lanzar una iniciativa desde el Congreso".

"Si todo sale mal, el Congreso no se verá mal -el recuerdo de Challenger en los años 80 sigue presente- lo único que tienen que hacer es cancelar el contrato de la empresa".

Y la empresa privada cree formar parte de este proyecto es "cool" (genial).

O como lo explica Naveen Jain, uno de los fundadores de Moon Express, "se trata de otorgar poder a las empresas para que tengan espíritu de innovación".

Para Jain, las posibilidades de negocio son ilimitadas, pues un permiso de exploración y explotación en la Luna les permitiría desde iniciar una actividad minera, hasta ofrecer viajes turísticos o vender trozos del satélite como piedras preciosas.

Pero Stuart y Vanstone dejan muy claro que en el fondo, estas empresas privadas no son del todo privadas, pues son financiadas con dinero del Estado y deben operar bajo el abrigo de la Nasa.

Image copyrightTHINKSTOCKImage caption Moons Express tiene todo un modelos de negocio espacial que va desde explotar los minerales que hay en la Luna hasta vender trozos del satélite como piedras preciosas.


¿Por qué ahora?

Aquí pasamos a la siguiente razón del interés renovado: abaratamiento de la tecnología.

"La primera vez que el hombre llegó a la Luna, requirió de unos cohetes gigantes que costaron cientos de millones de dólares", le dice Jain a BBC Mundo.

"Nosotros estamos usando un cohete más pequeño impreso en 3D que nos cuesta menos de US$5 millones", agrega este empresario que piensa enviar el año que viene una sonda valorada en otros US$5 millones a la Luna.

"¿Quién iba a pensar que un negocio que no era rentable (en el pasado) por requerir miles de millones, ahora lo iba a ser?"

Para Jain, "cada uno de los avances que hace que los celulares sean más rápidos, económicos, delgados e inteligentes, hace que nuestra tecnología sea más rápida, económica y pequeña".

Image copyrightTHINKSTOCKImage captionLos avances en la tecnología permiten que los cohetes sean más pequeños, livianos, eficientes y económicos.

Y es este avance tecnológico lo que nos lleva al tercer motivo de esta "fiebre" por la Luna: minerales y recursos naturales.

El desarrollo de dispositivos inteligente es posible gracias a los minerales raros que hay en la Tierra, como tantalio o Tungsteno; superconductores que hacen que la tecnología sea precisamente eso: más rápida, delgada y económica.

"Sabemos que en la Luna hay concentraciones de tierras raras", señaló en un blog de la NASA Carle Pieters, científico planetario del Departamento de Ciencias Geológicas de la universidad Brown, en EE.UU.

"También sabemos que las muestras que tenemos (de la Luna) no tienen concentraciones directas de estos elementos; pero lo podemos detectar fácilmente en una línea de muestras que tenemos".

Jain no esconde que éste sea su principal interés en el satélite.

Image copyrightAFPImage captionAhora sabemos que bajo el polvo lunar hay una infinidad de recursos minerales.

"La Luna es extremadamente rica en recursos, todo por lo que nos peleamos en la Tierra, está en abundancia en el espacio", señala. "Luchamos por tierra, agua y combustible, sin darnos cuenta que somos un minúsculo punto azul en el espacio".

Vanstone coincide en que este es un importante interés comercial y geopolítico. "Cada vez son más las personas interesadas en metales raros, y ese es el interés de hacer minería en la Luna.

La cuestión está en que sería mucho más costoso traer esos minerales de vuelta a la Tierra que seguir explotando lo que tenemos aquí.

¿Y si no los traemos de vuelta?

El hecho de que existan tantos recursos en la Luna da pie a otra motivación: construir bases lunares.

Con el avance de la tecnología y la posibilidad de llegar más lejos, la Luna sólo se ha quedado en un pequeño paso hacia la exploración del espacio profundo.

Pero para ello hay que resolver un problema: el combustible para viajar. Después de todo, buena parte del peso de las naves que lanzamos al espacio es combustible.

Así que la meta ya no es nuestro satélite, es Marte; y si algún día llegamos allí, entonces el desafío será ir más lejos.

Image copyrightTHINKSTOCKImage captionLa Luna es solo un paso para conseguir que esta ilustración de una base en Marte se haga realidad.

Para ello, la Luna es una excelente parada de abastecimiento.

No sólo en EE.UU. lo ven así: China también tiene sus ojos puestos en Marte y recientemente anunció que en 2020 piensa visitar el Planeta Rojo.

"Puedes hacer de la Luna una base porque está hecha de exactamente los materiales que necesitamos", comenta Vanstone.

Pero las empresas privadas no lo ven sólo como una base de abastecimiento.

"Para parafrasear a JFK (el expresidente estadounidense John Fitzgerald Kennedy) 'escogimos ir a la Luna no porque sea fácil, sino porque es un buen negocio, y de lo que se trata es de hacer un buen negocio'", aclara el fundador de Moon Express, que ve la comercialización de la Luna como un negocio "inmensamente genial".

"No es mentira que hay muchísimo dinero involucrado en el espacio", señana Leon Vanstone. "Y los primeros en hacer negocio serán los que hagan más dinero".

"Los primeros billonarios serán los que estén involucrados en la economía espacial", dice por su parte el empresario Jain.

Jain tiene todo un plan de negocios, desde explotar los minerales que allí se encuentran, hasta hacer turismo lunar y vender rocas lunares como joyas.
Pero, ¿pueden explotar la Luna?

Image copyrightTHINKSTOCKImage caption¿Cuánto pagarías para tomarte un selfie aquí?

Aquí es donde es donde aumenta el riesgo de la inversión.

Según el Tratado sobre los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, firmado por 103 países en 1967, "el espacio ultraterrestre, incluso la Luna y otros cuerpos celestes, no podrá ser objeto de apropiación nacional por reivindicación de soberanía, uso u ocupación, ni de ninguna otra manera".

Si esto es así, ¿cómo puede ser posible que gobiernos planeen operaciones en la Luna y otorguen concesiones a empresas privadas si en principio nadie tiene potestad para ello?

Si bien el acuerdo internacional establece que el espacio es un territorio neutral y nadie puede apropiarse de cuerpos celestes, se puede prestar a interpretaciones.

"El primer lugar especifica que ninguna nación debe proclamar propiedad de ningún cuerpo celeste", aclara la especialista en leyes espaciales Jill Stuart. "Pero hay dudas sobre si entidades no estatales pueden hacer estas reclamaciones".

En segundo lugar, el hecho de que no se pueda reclamar propiedad, no quiere decir que no se pueda ocupar el espacio.

"Es como la Antártica", explica la experta. "Puedes tener una base allí, siempre y cuando digas que lo que lo que está a tus pies no es tuyo".

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionEn la Antártica nadie puede proclamar soberanía, pero pueden haber bases. ¿Será así la Luna?

Así que los estados y empresas privadas están buscando resquicios en la legislación de casi 50 años, para tener una tajada del negocio espacial.

Al respecto, el Departamento de Estado de Estados Unidos le explicó por escrito a BBC Mundo que el permiso dado a Moon Express se basa en que son estas "actividades privadas las que desbloquean las nuevas aplicaciones espaciales y nos permiten avanzar en nuestro entendimiento del sistema solar,y que pueden estar bajo una apropiada supervisión que a largo plazo beneficien a todos los países".

El gobierno estadounidense no desconoce el tratado, al contrario, considera una responsabilidad legislar sobre actividades nacionales en el espacio exterior.

"Las bases para esta jurisdicción es más nacional que territorial", escribieron. "Entre los objetivos del proceso de autorización para actividades estadounidenses privadas en el espacio exterior es asegurar su cumplimiento con el Tratado de Espacio Exterior".

A Stuart lo que le preocupa son otras iniciativas tomadas por el gobierno estadounidense para promocionar la actividad espacial.

En noviembre de 2015 en ese país se aprobó el Commercial Competitive Space Act (la legislación sobre comercio competitivo espacial) en el que se facilita "la exploración comercial y la recuperación comercial de los recursos espaciales por parte de los ciudadanos de los Estados Unidos".

Como señala el fundador de Moon Express: "cualquier cosa que traigamos de vuelta de la Luna nos la podremos quedar".

"Esto me perturba un poco", confiesa Stuart, "porque tiene el potencial de socavar el acuerdo internacional que ya está vigente para el espacio exterior".

Por su parte, Sa'id Mosteshar, del Instituto de Londres de Políticas y Leyes del Espacio, considera que esta legislación incumple con los tratados internacionales.

"Estados Unidos está ejerciendo, o al menos parece que está reconociendo un derecho otorgado a sus nacionales que el propio país no tiene", le dijo a BBC Mundo. "No le puedes dar a tus nacionales un derecho que no puedes ejercer".

En 1979, previendo una futura explotación lunar, Naciones Unidas redactó el Acuerdo Luna, en el que se estipulaba las condiciones para esta actividad.

Image copyrightTHINKSTOCKImage caption¿Quién quieres que colonice la Luna?

El problema es que solo 13 países lo ratificaron, ninguno de los cuales tiene los medios para participar en una carrera espacial.

Para los expertos, parte del problema está en que estas leyes fueron escritas hace muchos años y no han sido actualizadas.

Quizás es inevitable una exploración en la Luna, y el que tengamos bases de distintos países -como ocurre en la Antártica- no esté tan lejos de que ocurra.

Sin embargo, para Jill Stuart, la pregunta que nos debemos hacer es ¿quién queremos que nos represente en el espacio?

"Pronto tendremos diferentes entidades aterrizando en cuerpos celestes, y creo que debemos preguntarnos quiénes queremos que sea esa gente, quiénes queremos que vayan al espacio y representarnos".

"No quiero levantarme en 100 años y descubrir que la Luna es de Coca Cola", agrega.

¿Y te gustaría que fuera de EE.UU., Rusia o China?

jueves, 24 de noviembre de 2016

5 preguntas para saber si el cerebro humano es en realidad tan especial

David RobsonBBC Future

23 noviembre 2016
Image copyrightGETTY IMAGESImage caption¿Es el cerebro humano "la gran cosa", como nos gusta creer?

El argumento que queremos explicar puede ilustrarse con un ejemplo en una latitud remota: la fila de unos visitantes muy especiales a una galería de Brisbane, en Australia.

La fila no la integraban asiduos a los museos. De hecho, y aunque sin duda sería difícil comprobarlo, ninguno había visto una pintura en toda su vida.

Sin embargo, con tan solo un poco de entrenamiento lograron desarrollar un genuino gusto por el arte. A su paso por las distintas salas, mostraban una clara preferencia por las construcciones cristalinas de Picasso o las imágenes oníricas de Monet.

El evento que les describo generó un gran alboroto entre la comunidad científica. Y es que, aunque mostraron un enorme talento, sus cerebros eran más pequeños que la cabeza de un alfiler.

Me refiero al experimento con abejas entrenadas para encontrar sirope detrás de los cuadros de algunos artistas.

Lo más interesante de ellas es que, más allá de ser unas inesperadas críticas de arte, también son capaces de contar hasta cuatro, leer señales complejas, aprender a partir de la observación e incluso hablar entre ellas utilizando un código secreto (el famoso "baile del bamboleo").

¿Son más inteligentes que los seres humanos?

Las abejas pueden evaluar las distancias entre diferentes flores y planear complejas rutas para recoger el mayor volumen de néctar, con el menor esfuerzo.


Image copyrightGETTY IMAGESImage captionTenemos cerca de 100.000 millones de neuronas, lo que nos da un cerebro enorme, proporcionalmente hablando.

Cuando se encuentran en la colmena tienen responsabilidades específicas, que van desde labores de limpieza hasta hacer las veces de sistema de aire acondicionado, soltando gotas de agua sobre los panales cuando el clima se torna muy caliente.

Y a pesar de que los humanos cuentan con un número de neuronas 100.000 veces mayor al de las abejas, los rudimentos de muchos de los comportamientos a los que damos más importancia pueden apreciarse también en el contexto de la compleja vida de la colmena.

¿Así que cuál es la diferencia entre nuestra materia gris y la de estos insectos y otros animales?
¿Son los cerebros grandes un desperdicio de espacio?

Empecemos por decir que cerca de una quinta parte de lo que comes es utilizado como energía en la comunicación de los 100.000 millones de células grises de tu cerebro.

Si con esa enorme masa no tenemos una ventaja frente a otros animales diminutos, entonces podríamos concluir que sí se trata de un gran desperdicio.

Sin embargo, no todo está perdido. Entre los beneficios de tener un gran cerebro, es que somos más eficientes en lo que hacemos.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionLas urracas son algunos de los pájaros más avanzados desde el punto de vista cognitivo.

Por ejemplo, si las abejas tienen que monitorear una zona para encontrar flores, van revisando objeto por objeto, mientras que los animales más grandes tienen cerebros con mayor capacidad para procesar información sobre todos los objetos en forma simultánea. Es decir, somos multi-tasking.

Los cerebros grandes también poseen una mayor capacidad para recordar: las abejas solo pueden retener pocas asociaciones de información en el momento, antes de que comiencen a confundirse.
Muy bien, podemos recordar muchas cosas. ¿Qué más?

Charles Darwin describió estas distinciones como "diferencias de grado, no de especie".

Tomando en cuenta la historia de la civilización humana y todo lo que ha logrado, tiene que ser cierto que los seres humanos tenemos una habilidades especiales que no poseen los demás animales. ¿Correcto?

La cultura, la tecnología, el altruismo y muchos otros rasgos han sido considerados como señales claras de la grandeza del hombre. No obstante, mientras más evalúas estas demostraciones de ingenio, se hace más evidente que la diferencia con otros animales no están grande.

Tomemos el caso de los macacos. Desde hace mucho se sabe que pueden utilizar piedras para romper nueces. Por su parte, los cuervos de Nueva Caledonia son capaces de convertir una rama rota en un gancho para agarrar comida.

Lo mismo ocurre con invertebrados. Los pulpos van recogiendo cáscaras de coco, y arrastrándolas por el suelo marino para utilizarlas posteriormente como refugio.

No olvidemos al mono de Zambia, que ha sido visto utilizando un atractivo mechón de grama sobre su oreja, porque al parecer lo hace ver bien. Para muchos investigadores, este comportamiento puede interpretarse como una forma de expresión cultural.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionLos elefantes pueden reconocer su propio reflejo.

Y así como el uso de un adorno revela un sentido de la moda, también hay ejemplos que revelan una empatía por otro animal, que sugiere una riqueza emocional.

Eso explicaría por qué una ballena jorobada fue recientemente vista cuando salvaba a una foca del ataque mortal de una orca. Con esto quedaría demostrado que no somos los únicos animales con una actitud caritativa.
¿Qué me dices de la conciencia?

Quizás la diferencia entre ellos y nosotros radique en el "sentido del ser", es decir, en la habilidad que tiene una criatura para reconocerse como un individuo.

De todas las distintas cualidades que nos pueden hacer únicos, el nivel de conciencia es el más difícil de medir con certeza.

Una prueba muy común es hacer una mancha con pintura sobre un animal, y colocarlo frente a un espejo. Si nota la mancha y trata de quitársela, podemos asumir que se reconoce y ha desarrollado un cierto concepto sobre sí mismo.

Los humanos no desarrollan esa capacidad hasta que alcanzan los 18 meses de nacidos, pero la misma habilidad se ha observado en monos, orangutanes, gorilas, urracas, delfines y orcas.
Entonces, ¿no somos especiales?

Puede que haya un par de habilidades mentales que sean nuestras exclusivamente, las cuales pueden ser comprendidas más fácilmente si nos imaginamos la conversación de una familia durante una cena.

Image copyrightGETTY IMAGESImage captionSe cree que las abejas están "atrapadas" en el presente, sin concepto de mañana o ayer.

La primera de ella es que podemos hablar. No importa lo que haya pasado en tu día, cuando regresas a casa encuentras palabras para describir y contar todas tus vivencias a tu gente.

Ninguna otra criatura se puede comunicar con tanta libertad. Cuando las abejas se bambolean pueden informar sobre la localización de una flor o prevenir de un peligro, pero no pueden expresar todo lo que están viviendo. Se limitan a comunicar pocos hechos que tienen consecuencias inmediatas.

En contraste, el habla humana es infinita. Utilizando palabras a través de un sinfín de combinaciones, podemos expresar nuestros pensamientos más profundos o explicar las leyes de la física.

Y si no existe la palabra, la inventamos.

Más interesante es el hecho que esas conversaciones no solo se refieren al presente, sino que evocan el pasado o abordan el futuro, lo cual no lleva a un segundo rasgo que nos define: la capacidad de revivir eventos del pasado, recreándolos con detalles multisensoriales.

Esa es la diferencia entre saber que París es la capital de Francia, y ser capaz de recordar los lugares y sonidos de tu primer viaje al Museo del Louvre.

Esa habilidad para pensar en el pasado nos permite pensar en el futuro, dado que utilizamos experiencias previas para predecir escenarios que vendrán más adelante.

Ningún otro animal parece tener esa capacidad para elaborar recuerdos personales, y combinarlo con todo un plan de acciones por realizar.

Incluso las abejas, con su compleja organización dentro de la colmena, solo parecen responder a situaciones básicas que tienen en el presente.

Sus pensamientos no van más allá de la siguiente flor que deben visitar o del invasor del cual se deben defender. No van a rememorar su vida cuando eran una larva.

Con el lenguaje y nuestra capacidad mental para "viajar en el tiempo", podemos compartir experiencias y esperanzas con otras personas, construyendo redes que definen un conocimiento, el cual crece de generación en generación.

La ciencia, arquitectura, tecnología, escritura, en fin, nada sería posible sin esto.

martes, 22 de noviembre de 2016

El polémico 'profeta' sudafricano que 'cura' con un pesticida


El autoproclamado profeta Lethebo Rabalago rocía a los feligreses con 'Doom' para curarles

Asegura que el spray puede curar cualquier tipo de dolencia además del cáncer y el VIH

CAROLINA VALDEHÍTA. Ciudad del Cabo21/11/2016 19:38

Si algo tienen las redes sociales es su capacidad de hacer llegar la información, por absurda e inverosímil que sea, hasta un amplio público y en un tiempo récord. Ese ha sido el caso del sudafricano Lethebo Rabalago, quien se ha autoproclamado profeta y ha visto como su doctrina de salvación pasaba del éxito a la crítica en cuestión de horas. El joven pastor asegura a los miembros de su congregación que el pesticida "Doom", cuyo propósito es el de acabar con las hormigas, cucarachas y demás insectos del hogar, es también el método infalible para ayudar a dolores corporales e incluso el cáncer y el VIH.

Durante este fin de semana se llevó a cabo un servicio religioso en la región de Limpopo, situada en el noreste del país. Como buenos adaptados a las nuevas tecnologías, la orden religiosa para la que suele ofrecer sermones, Mount Zoin General Assembly (MZGA), colgaba horas después en su página de la red social Facebook fotografías de la misa del domingo. Sin censura. Y precisamente ha sido esa ausencia de censura la que les ha llevado a estar en las páginas de los periódicos sudafricanos, en las redes sociales e incluso en la prensa internacional.

No sólo resaltan los beneficios del pesticida 'Doom' a la hora de curar a los enfermos, sino que han compartido fotografías del momento específico en el que el pastor rociaba a distintas personas. En las imágenes se puede apreciar toda la secuencia del rociamiento del spray: el antes, el durante y el después. Junto al documento gráfico, una explicación sobre la dolencia o enfermedad de la persona en concreto. Como ejemplo, el caso de Maggie Maluleka: "El profeta me roció con 'Doom' y desde entonces mi oído se ha curado y tampoco siento ningún dolor de vientre". La joven aseguraba que no había vuelto a tener el periodo desde que dio a luz a su hijo en enero de 2014 y que sufría dolores en el oído.



En una conversación telefónica con este diario, Rabalago se mantenía en su creencia: "Con Dios todo es posible. Siempre hemos usado 'Doom' para curar a la gente y nunca nadie se ha quejado en el pasado, sino que les ha ayudado". El falso profeta, que asegura que es profeta desde que su madre le tenía en el vientre, defiende su práctica alegando que "nada puede hacer daño a la gente si tienen en su interior el espíritu santo". Igualmente aseguró que no sólo utilizaban el pesticida 'Doom' para sus artes curativas, sino que "cualquier cosa" les servía, como "flores o petróleo". Al cabo de unos minutos tras una ferviente defensa de sus métodos curativos no tradicionales, comenzó a ponerse nervioso y reconoció no tener conocimientos médicos antes de dar por finalizada la llamada. Sin quererlo, el profeta del spray se ha convertido en el hombre del día.

Resulta llamativo que no sólo Rabalago sino su congregación, hagan apología del uso de estos productos químicos si bien las compañías que los producen advierten de los riesgos que puede tener un mal uso para la salud, como irritación de la piel, los ojos y las membranas. Por descontado, desaconsejan una fumigación directa al rostro y en su lugar recomiendan "lavarse con jabón y agua tibia en el caso de contacto con la piel, los ojos y la ropa". "Siempre y cuando se crea en el poder de Dios, nada puede salir mal", repetía una y otra vez. Aunque Rabalando aseguró a EL MUNDO que nunca ha recibido ningún tipo de denuncia de particulares ni de las autoridades, una comisión del gobierno ha instado a cualquier persona afectada por sus recomendaciones a que presenten quejas.

La santería y la medicina tradicional continúan muy presentes en varios rincones de la sociedad sudafricana, especialmente en los lugares más pobres. Este caso particularmente ha supuesto el enojo de muchas personas a través de Twitter que han dicho que no deben tomarse "a risa" este tipo de prácticas que usan métodos alternativos y cuestionables.

lunes, 21 de noviembre de 2016

Rusia planea poner cosmonautas en la Luna en 2031

"El año 2026 verá un vuelo no tripulado alrededor del satélite y en 2027 lanzaremos un módulo de despegue y aterrizaje automáticos a la órbita de la Luna", ha adelantado el presidente ejecutivo de la firma espacial Energiya



EUROPA PRESS | MADRID

18 noviembre 201619:31




La firma espacial rusa Energiya prevé que el primer cosmonauto aterrice en la superficie de la Luna en 2031, según ha anunciado el presidente ejecutivo de la compañía, Vladimir Solntsev. "Después de 2025, se planea el inicio de los vuelos a la Luna. El año 2026 verá un vuelo no tripulado alrededor de la Luna y en 2027 lanzaremos un módulo de despegue y aterrizaje a la órbita de la Luna", dijo.

El módulo, denominado 'Federación' y que será reutilizable, aterrizará en la Luna en un modo automático, agregó. "En 2029, habrá un vuelo no tripulado de una nueva nave espacial a la órbita de la Luna. A partir de 2030, fijamos la tarea de un vuelo tripulado a la Luna y en 2031 planeamos aterrizar en la Luna", dijo ala agencia TASS. Rusia invita a Europa y Estados Unidos a desarrollar conjuntamente un módulo para aterrizar en la Luna, dijo Solntsev.

"Un módulo de despegue y aterrizaje (para un vuelo a la Luna) es un desarrollo completamente nuevo, que creo que vamos a hacer junto con nuestros socios europeos y americanos. Invitamos a todos los países para la participación y el desarrollo de nuevas muestras de hardware espacial y la implementación del programa lunar ", dijo.



Tal y como el Central Research Institute of Machine-Building, informó anteriormente a TASS, el futuro programa de exploración de la Luna prevé vuelos alrededor del satélite y el desembarco de cosmonautas en su superficie, así como alcanzar el punto Lagrange del sistema Tierra-Luna, el punto de equilibrio de las fuerzas gravitacionales de los dos cuerpos celestes.

Según Solntsev, los países socios que participan en el proyecto de la Estación Espacial Internacional están discutiendo la posibilidad de prolongar el ciclo de vida de la ISS hasta 2028. "Tenemos un documento efectivo sobre la operación de la ISS hasta 2024. La cuestión sigue abierta sobre lo que sucederá después de eso. El ciclo de vida de la ISS puede ser prolongado. Por el momento 2028 se está discutiendo como una posibilidad", dijo.

Anteriormente, la operación de la ISS se extendió hasta 2024. La decisión fue anunciada por Rusia, los Estados Unidos, Canadá y Japón. La Agencia Espacial Europea todavía está en el proceso de reflexionar sobre esta cuestión como parte de su presupuesto a largo plazo. Charles Bolden, de la NASA, dijo que la estación podría permanecer en operación hasta el 2028.

La NASA lanza al espacio a su gran «cazador» de huracanes

El satélite meteorológico realizará casi en tiempo real un seguimiento continuo de tormentas y realizará pronósticos más precisos para el hemisferio occidental

Lanzamiento del GOES-R desde Cabo Cañaveral - Reuters1ABC.ES Madrid20/11/2016 14:09h - Actualizado: 20/11/2016 14:12h.


La NASA ha lanzado con éxito desde la estación de Cabo Cañaveral en Florida (EE.UU.) el GOES-R, el primero de una serie de satélites geoestacionarios muy avanzados, capaces de observar casi en tiempo real la formación de tormentas y realizar pronósticos meteorológicos más precisos no solo para EE.UU., sino para todo el hemisferio occidental.

«El lanzamiento del GOES-R representa un gran paso adelante en nuestra capacidad para ofrecer una información más precisa y oportuna, fundamental para las predicciones y avisos meteorológicos que pueden salvar vidas», ha dicho Thomas Zurbuchen, administrador asociado del Directorio de Misiones Científicas de la NASA en Washington.
PUBLICIDAD


Una vez en órbita geoestacionaria, GOES-R proporcionará imágenes de los patrones del clima y las tormentas severas con una frecuencia que va entre cinco minutos y 30 segundos. Estas imágenes se pueden utilizar para poder ofrecer previsiones meteorológicas más precisas.


La NASA y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de Estados Unidos (NOAA) invertirán once millones de dólares en el programa de los nuevos satélites, que reemplazarán a la actual flota de GOES, que no ha experimentado una importante revisión en 40 años.
Hasta veinte tormentas a la vez

El satélite GOES-R, construido por la empresa estadounidense Lockheed Martin, permitirá a los meteorólogos observar hasta veinte tormentas simultáneamente y determinar si presentan un riesgo para la población. El pronóstico será más rápido, y la alarma, si hay que darla, también.

Además de monitorizar el clima, este nuevo satélite tiene un instrumento capaz de observar los efectos de las erupciones solares para avisar sobre posibles interrupciones de comunicación y navegación. GOES-R, que se convertirá en GOES16 una vez en órbita, también ayudará a mejorar los pronósticos a largo plazo, como la fuerza de un invierno o los riesgos de sequía.

Además, el nuevo satélite, que será colocado en una órbita geoestacionaria a 35.000 km sobre el continente americano, ayudará a los científicos a comprender mejor las interacciones entre el suelo, los océanos, la atmósfera y el clima.

sábado, 19 de noviembre de 2016

Kevin Hand, de la NASA: «Si hay alienígenas, los descubriremos en 20 años»

Este científico cree que es muy posible que captemos una señal de una civilización extraterrestre. Además subraya la importancia de la misión de exploración a Europa, la luna de Júpiter, para encontrar vida en el Sistema Solar

El astrobiólogo Kevin Hand estuvo en Madrid esta semana - Fundación Ramón Areces


GONZALO LÓPEZ SÁNCHEZ - GonzaloSyldavia Madrid18/11/2016 20:06h - Actualizado: 19/11/2016 09:47h.Guardado en: Ciencia. ABC



Kevin Hand es astrobiólogo y científico de planetas en el «Jet Propulsion Laboratory», un componente del Instituto Tecnológico de California (Caltech). En el pasado, fue investigador del Instituto de Búsqueda de Vida Inteligente (SETI). Visitó Madrid esta semana con motivo del simposio «Los orígenes de la vida y su búsqueda en el universo», organizado por la Fundación Ramón Areces.
«Casi calquier civilización de vida larga en nuestra galaxia será altruista»

Hace dos meses finalizó una misión de exploración a bordo del barco de exploración «Polar Stern» para analizar las formas de vida que viven en zonas polares. Está interesado en entender cómo es la vida terrestre en estas extremas regiones, para saber cómo puede ser la vida en otros planetas y lunas. Actualmente es uno de los científicos que estudia las condiciones físicas y químicas de Encélado, la luna de Saturno, y de Europa, el satélite de Júpiter. Ambos mundos helados parecen albergar bajo la superficie grandes masas de agua salada y posiblemente chimeneas hidrotermales, lo que les hace ser lugares prometedores para encontrar vida.
PUBLICIDAD


Hand forma parte del panel de científicos que trabaja en una futura misión a Europa, y se dedica especialmente al posible aterrizaje de una sonda de la NASA en este satélite. Recientemente, la agencia espacial estadounidense confirmó la detección de surtidores de agua y hielo desde la superficie de esta luna de Júpiter.

-¿Cuándo va a lanzar la NASA la misión para sobrevolar Europa?


Con suerte, la misión «Europa Clipper» se lanzará a principios de 2020, pero la NASA lo está estudiando aún.

-¿Cómo será esa misión? ¿Podrán perforar el hielo o quizás analizar los surtidores de hielo y agua para buscar huellas de vida?
«Si hay una señal alienígena ahí fuera la descubriremos en unos 20 años»

Creo que será una misión crítica en nuestro plan para buscar vida extraterrestre. Está previsto que la misión «Europa Clipper» haga 45 sobrevuelos sobre Europa, que tome imágenes, espectros y que nos permita mapear el grosor del hielo en el subsuelo. No solo conseguiremos un mapa de la superficie y de la química de este mundo, sino que también podremosanalizar estas plumas. Toda esa información se podrá aprovechar en una posible futura misión con una aterrizador, y nos permitirá escoger el lugar donde posarnos.

Concepto de la misión «Europa Clipper», que orbitará Júpiter para sobrevolar Europa en busca de sus condiciones de habitabilidad- NASA/JPL

-¿Será fácil aterrizar en Europa, o la intensa gravedad de Júpiter será una complicación?

Buen punto. Es cierto que Júpiter pondrá las cosas difíciles. Toda su masa hará que aterrizar requiera mucha energía. Aún tenemos que trabajar en ello.

-¿Y qué esperan encontrar allí?

La misión de aterrizaje podrá recoger posibles huellas de vida y tomar muchas muestras. Europa probablemente tiene un océano habitable pero eso no quiere decir que está habitado. La pregunta que hay que resolver ahí es si el origen de la vida es sencillo o difícil. Si es fácil, es posible que también comenzase en Europa y que podamos detectarla.

-Recientemente, la NASA detectó surtidores de hielo y agua en Europa. En Encélado hay un océano global. ¿Son buenos candidatos para encontrar vida extraterrestre?
«Plutón es también un buen lugar donde buscar vida»

Encélado y Europa son los objetivos más importantes para encontrar vida extraterrestre. Encélado tiene un océano global de agua líquida, tiene sal y minerales que indican que hay un ciclo con el subsuelo. También creemos que esto ocurre en Europa. Es importante para la habitabilidad y el posible origen de la vida allí, porque es posible que se haya formado a partir de chimeneas hidrotermales. La condición para esto es que que haya interacción entre el agua y las rocas del fondo del mar, porque eso mantiene en el océano una química capaz de soportar la vida.

-¿Y qué hay de Titán?

Titán es un lugar fascinante por muchas razones. Tiene lagos de metano y etano líquidos en superficie. Sería un lugar increíble para formas de vida extrañas, muy diferentes a las que conocemos, basadas en una química completamente diferente.

-¿Y en Plutón? Parece ser que tiene un océano de hielo y agua bajo el subsuelo, ¿quizás también podría haber vida en el cinturón de Kuiper y en las afueras del Sistema Solar?

Cada vez está más claro que Plutón tiene un océano en el subsuelo, donde el agua líquida se mezcla con amoniaco, (una molécula muy rica en nitrógeno). Plutón también tiene hielo de metano. Así que, si lo juntas todo, tienes carbono, nitrógeno y cantidades importantes de agua, y todo ello es indispensable para las formas de vida que conocemos. Pero hay algo que Plutón no tiene: una interacción entre el agua y las rocas del suelo que genera un ciclo químico. De todas formas, Plutón es también un buen lugar donde buscar vida, pero debemos aprender más para saber hasta qué punto el agua y las rocas interaccionan en Plutón, porque eso es crítico para la vida que conocemos.

Fundación Ramón Areces

-¿La tecnología que estamos empleando en Marte nos permitiría detectar vida?

Curiosity y Mars2020 son capaces de buscar señales de vida en Marte. Pueden investigarlas en los estratos de las rocas, en las trazas de moléculas orgánicas, y directamente en las rocas, para buscar estromatolitos y laminaciones creadas por microbios. Creo que son bastante capaces de encontrar vida. Esperemos que una futura misión tripulada lo pueda hacer aún mejor.

-Sí, ¿pero no son todas evidencias indirectas? ¿Podríamos detectar a algún microorganismo vivo?

Es cierto, solo podemos encontrar pruebas indirectas. Pero antes de buscar seres vivos debemos averiguar dónde tenemos que mirar. En el pasado parece que hubo agua en Marte, pero ahora el planeta es muy árido y debemos saber dónde podrían estar los mejores refugios para la vida.

-Viajando mucho más allá, ¿qué opina del interés que despierta buscar vida en Próxima b, el exoplaneta de tamaño similar a la Tierra descubierto en el sistema Alfa Centauri a cuatro años luz de distancia? ¿Podremos llegar allí alguna vez?

Sería muy emocionante enviar una nave a Próxima Centauri. Creo que es posible diseñar una nave que llegue ahí, aunque es verdad que haría falta mucho tiempo de viaje. Creo que eso es una razón para construirla lo antes posible. Soy bastante optimista.

-Stephen Hawking ha alertado varias veces de que quizás no deberíamos tratar de contactar con alienígenas porque podría ser peligroso. ¿Qué opina de esto?

Creo que es una importante cuestión que debemos discutir y debatir. Yo pienso que cualquier civilización de vida larga en nuestra galaxia será altruista: tenderá a cooperar y a sacrificarse por un objetivo común. La biología avanza en gran parte gracias a la simbiosis y a que los organismos trabajan juntos, y con una civilización grande y antigua probablemente ocurrirá igual. Creo que al menos algunas de ellas serán benignas y altruistas. Podría ser que fuera como dice Hawking, y otras fueran peligrosas, pero yo no lo creo.

-Teniendo en cuenta lo vasto que es el Universo, y el ingente número de estrellas que hay, ¿realmente cree que tendremos la suerte de contactar con una posible civilización alienígena?

Desearía tener una respuesta cierta a esa pregunta. Pero si te fijas en la cantidad de estrellas que se están analizando y en las que se está buscando señales de vida inteligente, creo que se puede pensar que hay buenas razones para predecir que si hay una señal alienígena ahí fuera la descubriremos en unos 20 años. Soy optimista, y creo que en los próximos 20 años descubriremos vida en el Sistema Solar o quizás incluso más allá.

-¿Cuál de los dos descubrimiento sería más impactante?

(Ríe) Ambos transformarían nuestro entendimiento del Universo en que vivimos. Gracias a él sabríamos si la vida en la Tierra es una singularidad o no.

viernes, 18 de noviembre de 2016

La NASA desafía a Trump ante el cambio climático

Imagen de un satélite que muestra el descenso del nivel de la capa de hielo marino del Ártico NASA / EFE

CARLOS FRESNEDA. Corresponsal
Londres 17/11/2016 12:21

Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de la NASA, ha urgido a Donald Trump a que examine los recientes datos de la agencia espacial (el segundo mes de octubre más cálido jamás registrado) y acepte la evidencia del cambio climático.

"Al calentamiento global no le importa el resultado de las elecciones americanas", ha advertido Schmidt, que amenaza con una cadena de dimisiones (empezando por la suya propia) si el presidente electo decide sacar a Estados Unidos del Acuerdo de París.

"La cuestión es así de simple: el clima está cambiando", declara Schmidt a The Indepent. "Puedes admitirlo o negarlo, o llenar tu gobierno con gente que lo niega, pero la naturaleza se reserva el último voto".

El desafío del máximo responsable de la investigación del cambio climático de la NASA llega a loa pocos días de la carta dirigida por decenas de científicos anteriores reclamando a Trump que acepte la evidencia y se retracte de sus de

claraciones alegando que el calentamiento global es "un cuento chino".

"Estamos ante un reto al que vamos a tener que enfrentarnos, y mejor hacerlo antes que después", advierte Schmidt, que recuerda las proyecciones en curso: el 2016 puede entrar en la historia como el año más caluroso en los dos últimos siglos, con un aumento de las temperaturas de 1,2 grados con respecto a la era preindustial".