blogger counters

jueves, 2 de junio de 2011

METRO: Las leyendas más oscuras y subterráneas

Por: Marisol Roldán y José Antonio Roldán

"Dicen ciertas historias que se oyen contar que en algún recóndito lugar hay un tren fantasma se le ve pasar desbordante de luz, estrella fugaz.."

                                 ("Tren Fantasma". 'Obstinato', Barón Rojo)

      Silenciosas, metálicas, formando parte de una nueva geografía, construidas por el dios humano ingeniero, miles de vigas se extienden rayando el suelo de nuestros mapas hasta transformarse en laberintos semiocultos que enlazan las entrañas de la urbe con el corazón de las diferentes poblaciones, se les llama...raíles. Nada, ni nadie los detiene, su afán es comunicador, mediador entre hombres, su facultad la velocidad, su don el avance. Cada rail es la porción del sueño humano de dominar el mundo comercial.

    Metal silbante y en movimiento, al que alguien llamó tren, mientras éste revolucionaba el mundo, la historia y nuestras vidas. Vidas que viajan junto a sus proyectos individuales a bordo de vagones unidos por el destino, pero vidas también que, por superficie o por subterráneos, mientras adelanta camino hacía su estación llevan un equipaje de mitos y leyendas.




El aviso del mito llega con los raíles del tren

     28 de octubre de 1848 España celebra con gran pompa la inauguración de su primera línea de ferrocarril (trayecto Barcelona-Mataró). Momento en el que entramos a formar parte de la industrialización más fehaciente, y sin saberlo, de la lista de los lugares con leyendas sobre trenes.

    Los verdaderos misterios venían escondidos de tierras anglosajonas.

 Se cierran las primeras líneas de ferrocarril y se abren los primeros archivos de misterio

     Un diario de lo desconocido nació en el 1804 cuando la locomotora del primer tren capaz de transportar viajeros por raíles exhaló su primera bocanada de vapor, gracias al sueño de Richar Trevithicki. Nadie precognizó el cambio de nuestra sociedad entonces, tampoco las desgracias y perdidas humanas en su construcción, ni la de los accidentes que terminarían englobando una abultada leyenda urbana. Tanto en el Viejo Continente como en el Nuevo, la construcción de estas líneas férreas unió a trabajadores diversos (parados, inmigrantes, reos, etc). Meses de duro trabajo, convivencia y explotación de terrenos inhóspitos terminaban por reunir, en la noche, a los obreros al calor y crepitar del fuego. Y allí nacía la creatividad, las historias. Las enfermedades por el hacinamiento de las caravanas y la lejanía de los seres queridos fueron retratadas por los ávidos periodistas de la época, que los entrevistaban en los descansos nocturnos. Al día siguiente lo escabroso se leía en prensa.

    La primera referencia escrita data de 1869, la UNION PACIFIC perdió dos trabajadores en un accidente desconocido. Fueron enterrados en ese lugar, sobre sus restos terminaron poniéndose vías, cerca de Promontory (Utah). Punto geográfico donde se comunicó la línea del Mississippi y la de Sacramento. Años después la Vox Populi ya tenía leyenda y culpables para los distintos incidentes en los trenes que utilizaban este recorrido. Janina Cross, una médium norteamericana, sentenció que eran espíritus violentos que necesitaban descansar en paz. Pero los constructores de la línea no querían perder dinero. Los muertos siguieron allí. Un frío enero de la guerra de secesión norteamericana, un tren de soldados se vio inundado por un extraña luz, mientras otra jugueteaba en la cabina del maquinista, el cual evitó el accidente pero murió de parada cardiaca.

 La leyenda sobre raíles abierto tiene un nombre: tren fantasma

     Tan aceptado es este tipo de relato que casi toda las líneas poseen su locomotora fantasma. Como leyenda se desconoce su inicio en el  tiempo y en su fama, pero incluso tiene el tren fantasma una línea de 19'5 millas que atraviesa la zona del Blaclick Creek Valley en Pensilvania (Ghost Town Trail). Suelen ser lugares donde ha habido catástrofes ferroviarias de grandes consecuencias o tienen vías muertas.

    En una dura tormenta de 1879, el puente ferroviario sobre el río Tuy en Dundee quedó destrozado, el mayor desastre de estas características en Escocia. Un tren cayó al vacío y perecieron casi un centenar de viajeros. Allí encontramos la leyenda. En Norteamérica, es frecuente encontrar pueblos del centro-oeste que afirman que estos trenes existen y que al parecer tienen una serie de circunstancias que vaticinan su aparición: el ambiente se condensa y surge una neblina con olor a rancio. Se oye el sonido de una locomotora acercándose, ante los incrédulos ojos de los testigos que saben que por ahí no circulan este tipo de trenes. Descubren su equivocación al observar de lejos la luz de una locomotora (ocurre en las vieja línea de Georgia, Florida, Alabama con Edison).

 El tren fantasma de Sant Louis

     Al parecer un tren decapitó a un viandante y St. Louis ganó un tren fantasma. El mismo que pudo ver hace varios años Rita Ferland, que estando con su madre vio aparecer una luz. Sorprendidas, Ferland y su progenitora narraron lo ocurrido: "Apareció deslizándose por los raíles y con fuerte luminosidad, entonces estaba allí. Después desapareció. Muy raro".

 El metro releva al tren

     Cuando la necesidad de construir líneas interurbanas se hizo patente los ingenieros y políticos encontraron un problema: ¿cómo construir tramos ferroviarios entre las estructuras urbanas?...¡era inviable!.  La solución, el subsuelo. Así nació el metro, ese vehículo tan de uso cotidiano y de especial importancia para nuestras vidas ciudadanas. Un loco y veloz gusano de luz que recorre los recovecos de ese gruyert subterráneo que son nuestras urbes. La leyenda del tren creció bajo el sol, mientras los viajeros miraban al horizonte y veían las formas. Pero ahora, bajo tierra, entre la húmeda oscuridad, el pasajero podía soltar su imaginación con más atrevimiento o incluso temor.

    Kilómetros de negritud, estrechas paredes de hormigón, rincones siniestros, que se vuelven cavernas míticas, aunque los obreros saben que son estancias funcionales. Y salvo en la luz de las estaciones uno se atreve a pensar qué se esconde a nuestro rápido paso en los túneles agazapándose al amparo de lo oscuro.

    La primera leyenda negra del metro proviene del elevado número de accidentes en las vías: curiosos con mala suerte, suicidas, empujados, drogodependientes, sin hogar...cada grupo de los citados suelen crear un tipo de historia macabra o paranormal: El drogadicto que escondido se administra una dosis es sorprendido y atacado por una gigantesca rata. El sin techo que pernocta bajo los andenes y termina atropellado por el metro matutino o aparecen con la carencia de algún órgano vital que ha sido quirúrgicamente extirpado. Leyendas populares que todo el mundo ha escuchado referir alguna vez. Accidentes provocados por el deporte de moda, el metrosurf. Las autoridades dicen tener controlada su práctica. Pero los jóvenes siguen buscando un subidón de adrenalina y se encaraman hasta los techos de los vagones para viajar de estación en estación. Toda una aventura, la misma que viven otros osados que atraviesan corriendo de forma transversal la vía. A veces no sucede nada, en otras ocasiones los cálculos no son correctos y el metropolitano aparece veloz, imposible de detener y...

La leyenda en los subterráneos de Nueva York

     En esta megápolis sucede que muchas personas afirman que los túneles para el tránsito se pueden romper e inundar (Manhatan es un islote). Dicen que la base del puente George Washington está llena de cadáveres. El metro americano tiene historias terribles, como la del policía destrozado por el tren durante una persecución o la del borracho que recibe una mortal descarga mientras micciona sobre un riel que transporta la electricidad de los trenes.

    Hay leyendas terroríficas que atraviesan el subsuelo hasta convertirse en una realidad no menos horrenda...Es el caso de la venganza de los lagartos, quizás la más famosa leyenda neoyorquina, habla de unos lagartos que merodean las tuberías de los sanitarios. Ocurre que hace unas décadas se puso en boga el tener crías de lagarto como mascotas, pero éstos crecían y la gente se cansó de mantenerlos. Unos terminaron en el zoo y otros fueron lanzados al inodoro. Así fue como se encaminaron a una nueva forma de vida, más allá de los sistemas de desagüe donde los residuos tóxicos, ratas, despojos de laboratorios y productos farmacológicos, así como la ingestión de algún que otro visitante ocasional (en general obreros) terminaron por mutar la especie, que fuera del sol eran ciegos y albinos. Se dice que alguna vez estos lagartos mutados han surgido a la superficie en busca de alimento vivo. En Estados Unidos, país de lo absurdo, la leyenda arraigó, para muchos es traumático ir al lavabo. Alligator, film estrenado a principios de los ochenta y basada en este mito tuvo un tremendo éxito y agrandó la leyenda.

    Una variación del mito de los reptiles sucedió a finales de los ochenta en Barcelona capital, donde fueron recogidos por cuerpos policiales y de salud pública varios cuerpos de serpientes atropelladas junto a las cloacas. Al menos hubo tres casos. ¿Eran mascotas perdidas? o ¿habían salido de los subterráneos en busca de luz y alimento?. Quizás esto explique sus grandes dimensiones, sobrepasando el metro.

 Las leyendas las crean nuestros propios temores

     Los pánicos llegan cuando la oscuridad distorsiona las formas y se encuentra uno en un lugar dónde pueden habitar más especies: lagartos, serpientes, cucarachas mutantes, etc...Monstruos de nuestra incosciencia. La fantasía romántica recrea la leyenda de los enamorados suicidas. El deseo de que nos suceda cosas interesantes y extraordinarias dan pie a los fantasmas comunicativos. Y nuestro temor al dolor pudo producir los miedos a quedarse atrapado en un rail, a caer en las vías, al ser pillado por las puertas de los metros, a contagiarnos por virus infecciosos (la leyenda del seropositivo que va contagiando a los sanos desconocidos). Y las ganas de felicidad hablan legendariamente de que no hay mejor sitio para ver famosos que en el metro.

 Leyendas por clasificación

 Intrigantes: entre la juventud y peñas de amigos se habla de la rubia del cigarro sentada en la entrada del metro con un tobillo vendado y que pide ayuda para bajar los escalones. El amable caballero que la baja ve como entra en el mismo tren que él y que al salir ésta hace ademán de caerse en el andén. Pero por más que la busca no la encuentra. Hubo un caso real en Madrid, de una chica que vivió esa experiencia y fue arrastrada por la máquina del metro...¿será ese suceso el que generó esa leyenda?.

    En plena Plaza de Catalunya de Barcelona sucede algo curioso. Cuando el metropolitano entra en la estación algunos fines de semana parece traer sombras nebulosas en sus techos que desaparecen justo al entrar en la estación (¿Producto de la iluminación o los fantasmas de los metrosurfistas?).

 De extraños y desconocidos sospechosos: el viajero espera en el andén. En ocasiones, vive impresiones extrañas respecto a los demás usuarios del metro. Unos creen ver viajeros que creían difuntos en el andén contrario. Otros reciben la visita de bizarros personajes que te dicen cosas curiosas, cómo que te conocen y te vienen a dar un mensaje. Algo así le ocurrió a un testigo ocasional, que aún está confuso con su experiencia: Estanislao Román, cercano a la treintena por aquel entonces, vecino de la localidad barcelonesa de Sant Vicenç dels Horts.

    Era el mes de marzo de hace 19 años. Se desplazó a la capital. Eran las 9 de la mañana cuando acabó de salir de magistratura y se encaminó a volver a casa. Para hacerlo tenía que tomar el metro del hospital clínico. Se hubiera parado a desayunar, pero ese día llevaba el dinero justo para los billetes de vuelta. Un acompañante le aportaba una animada charla. Mientras bajaba la boca del metro, casi se dio de bruces con una anciana de mediana estatura que se interpuso en el camino de las escaleras. La anciana tenía un único décimo de lotería en la mano y se lo puso frente a los ojos instándole a que se lo comprase. "¡Tú lo necesitas y este décimo tiene premio!", aseveró la vieja. Buscó en los bolsillos y encontró lo justo para el décimo. Lo compró. La mujer desapareció en la nada y esa noche Estanislao tenía en casa un billete premiado con un buen 'piquito'. ¿Casualidad o encuentro con un poco de suerte?.

 Visiones de lo extraño: Luis Tellado de Barcelona nos comentó durante la emisión de un programa de radio de una experiencia psíquica protagonizada por él en una estación de metro. De pie junto a un banco, esperando el tren, miraba distraído las vías. La señal de que la máquina se acercaba se hicieron ver y oír. Efectivamente, el tren hacía entrada por uno de los lados, pero ¡por el otro costado venía un nuevo vehículo y lo hacía por la misma vía!. Cerró de forma instintiva los ojos  e intentó apartarse del lugar. La colisión era inevitable. Sin embargo, un tren se detuvo y el otro lo atravesó engulléndolo por encima. ¿Todo un evento visionario? o ¿reminiscencias de un pasado no muy lejano?. Rebuscando en los papeles oficiales se comprobó que durante un tiempo las vías estuvieron intercambiadas de sentido.

 Ese banco de espera: una anécdota que le sucedió a un desafortunado vecino de Sant Boi de Llobregat (Barcelona): acababa de salir del banco, de cobrar su nominal mensual, se quedó sentado esperando el metro que le llevara a su casa, pero nunca lo cogió, pues quedó difunto. Sentado en postura relajada y los ojos abiertos. Tres días después fue descubierto su estado. Un fallo por parte de los vigilantes de la estación, pues deberían haber dado cuenta durante el cierre nocturno de las mismas que el lugar estaba ocupado (no es la primera vez que sucede algo similar. Esta leyenda se cuenta mucho en el metropolitano madrileño).

    Deberíamos de comprender que la leyenda urbana subterránea, al igual que la exterior no es en si una mentira, sino un producto imaginario que puede partir de una realidad.

Sobre extraterrestres: dicen que el famoso rascacielos Empire Estate Building está construido sobre un cementerio de alienígenas y que se hunde unos cuantos centímetros cada año.

    En E.E.U.U de que las antiguas líneas de metros podrían estar sirviendo, con consentimiento gubernamental, para que los extraterrestres se muevan por todo el país.

    Extraterrestres que también parecen viajar en el lujoso metro moscovita. Eso afirma la leyenda de los 'hombres sin pupila'. Curiosa y localizada exclusivamente en este metro. Cuando miran a un viajero éste descubre unos ojos que aunque en el tamaño y forma natural no tienen parte blanca ni pupila, es decir, son negros. Una visión nada agradable. Lo que no se dice en la leyenda es qué hacen después estos viajeros ni el supuesto alienígena, que según la imaginación rusa son escoltas secretas del gobierno. Y uno se pregunta, ¿qué hacen en el metro además de avivar la fantasía del pueblo?.

 ¿Bromas o malos encuetros?:  la frivolidad de algunos 'pillos' que piden dinero en las bocas del metro son la base de otra leyenda. "Dáme diez duros para el billete...sino tendré que volver a dedo y me mataran de nuevo", eso fue lo que escuchó un matrimonio mediana edad, M.H y J.M, residentes en Martorell, cuando se disponían a volver a cas después de pasar la jornada en uno de los cines de las cercanías de la Via Laietana (Barcelona). La pareja le dio el dinero...por si acaso. ¿Broma de mal gusto?, ¿otro timo más?. El joven les explicó "no sabéis qué mal lo paso cada vez que lo hacen y luego me vuelvo a encontrar aquí", luego se esfumó sin que los esposos se dieran cuenta de ello.

 Animales inexistentes: sin duda, una leyenda arraigada es la que habla de gatos y perros que terminan desapareciendo o tirándose a las vías. ¿Rostros de animales arrollados por las máquinas veloces?.

    Sin embargo, otro tipo de fauna habita el subsuelo. Las ratas, en muchas ocasiones son los testigos mudos de hechos y situaciones que con posterioridad se añadieran a la leyenda urbana. Se dicen que son tantas en número que si salieran a la superficie serían toda una plaga capaz de arrasar Madrid o Nueva York. Se teme que por el hábitat y la oscuridad, así como por los alimentos éstas puedan presentar mutaciones  genéticas no sólo de tamaño, como se temía con los reptiles, sino tóxicos e infecciosos...Una leyenda con muchas posibilidades de realidad. Sería más factible ver a una rata salir de un inodoro, pues ésta es una gran buceadora y escaladora nata.

 La leyenda termina al llegar a la última estación

     Desaparecen los miedos y los mitos. Se olvidan esas historias llenas de pasajeros difuntos, personas atropelladas y animales mutados. Y quedarán dormidas en nuestra cartera junto al ticket de viajes de metro para abrirse y revivir en nuestra próxima incursión por el desconocido subsuelo. El de nuestras ciudades huecas desde hace mucho y cada vez más debido a la necesidad de expansión. ¡Elige bien el próximo trayecto!...

 Leyendas del metro con celuloide  

    En realidad aunque no sea el escenario central, ni el protagonista indiscutible, son muchos los films, que coinciden en él para beber en la posibilidad que éste les ofrece.

    En la secuela de exitosa "Cazafantasma", en una estación de metro abandonada se comienza a gestar un río de ectoplasma que pretende conquistar la superficie y ganarla para la maldad. El típico metro fantasma aparece detrás de una tapia, atravesando en su espectral recorrido los cuerpos de los cazafantasmas.

    "Subway Stories -tales from the Underground" (1997), se convierte en una adaptación al cine de relatos urbanos acontecidos en el metro. Un proyecto dirigido por Kevin Corrigan y del cual también surgió una serie de televisión.

    El espíritu del protagonista (Patrick Swayze) de la película "Ghost" encontró respuestas en el metro. La leyenda de los suicidas cuyas almas siguen aferradas a los subterráneos cobra vida en esta parcela de la trama del film, donde el desencarnado mueve objetos ante los atónitos ojos de los viajeros de los vagones.

        A finales de 1999 se cumplió el 75 aniversario del metro de Barcelona. Con este motivo la filmoteca de la Generalitat de Catalunya, en colaboración con los Transportes Municipales de Barcelona (TMB) puso el funcionamiento el ciclo "Cinemetrografía" (desde el 17 de Mayo de 1999 al 30 de Mayo del 2000). A lo largo de este ciclo se podrán ver películas como "Pelham 1,2,3", "French Connection", "Moebius"   o "Vestida para matar". Para iniciar el proyecto, la filmoteca contó con las investigaciones de Batlle Caminal que llegó a constatar el hecho de que el escenario subterráneo: "aparece mucho en thriller y poco en comedia, pero siempre que lo hace refleja muy bien las prisas que siempre conlleva el uso".

    Otras películas seleccionadas son "Mimic", donde Mira Sorvino investiga la leyenda de una especie mutante en el subsuelo. Algunos cortos como "El Columpio", "Metro" y "Náufragos" también tienen cabida en este ciclo. Para terminar documentándonos con visionados como el de "Barcelona subterránea", "Barcelona en metro" o el documento histórico "El topo, construcción de túneles".

  Opiniones en referencia a las leyendas del metro:

    De un tema como el que estamos tratando en este artículo es difícil opinar, ya que cada persona posee una explicación coherente para sí misma. Pero hemos recurrido a dos opiniones expertas que nos dicen algo más sobre lo que las leyendas urbanas, dónde reside la del metro, significan para esta, nuestra sociedad.

    Para el sociólogo José S. Martínez, catedrático de la Universidad de Salamanca las leyendas urbanas existen: "obviamente si: snuff-movies, secuestro de niño para robar órganos (no se ha registrado verídicamente un solo caso de ambos, y son variantes del sacamantecas), la autostopista que desaparece en la curva peligrosa, donde supuestamente se mató, los ovnis, los astrólogos...sin contar a famosos, modelos, artistas, deportistas...que ocupan el lugar de los vivos convertidos en dioses gracias a sus gestas". Ante la pregunta de qué necesidad tiene la sociedad urbana de crear este tipo de leyendas, José S. Martínez dice que: "más bien la pregunta sería al revés, ¿porqué la sociedad urbana no iba a crear leyendas, cuando existen en cualquier otra parte?".

    Álvaro Rodríguez Carballeira, director del departamento de psicología social de la Universidad de Barcelona, dice de las leyendas urbanas que "son un tipo especial de rumores que versan sobre personas o hechos que, aún pareciendo específicos, son abstractos y generales. Lo sustancial de las leyendas es su contenido pero los protagonistas son sustituibles. Son historias transmitidas verbalmente, sin comprobar, dirigidas generalmente a advertir de algún peligro o amenaza". Por lo tanto las leyendas que surgen del interior del subsuelo urbano sería una extrapolación de esos rumores sociales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario