blogger counters

viernes, 10 de junio de 2011

Serpes: hermanas de leche

Por: José Antonio Roldán y Marisol Róldán´



Antes de que desaparecieran los dinosaurios, cientos de millones de años más allá de nuestra inteligencia mortal y humana, las serpientes se habían adaptado a la vida en este planeta. No hay animal vertebrado sobre la Tierra que tanto lleve unido a él su forma. La conoce palmo a palmo, a reptado sobre sus mil geografías diferentes y en todas ellas a hallado la fórmula propicia para adaptar su reptílica biología.
    Su antigüedad, su desconocimiento, esa forma única de arrastrar su vientre anillado sobre el suelo, y por su puesto su rugosa y lubricada piel de mil colores, les convierten en enigma animal por si mismas. Pero quizás el miedo que provoca en el hombre radique más en su astuta presencia. Animal carnívoro, cazador siempre escurridizo y calculador estratégico de cada uno de sus movimientos se nos rebela como enemigo al que envidiamos por temor. Su débil e ínfima masa cerebral siempre nos sorprendió por su funcionalidad de supervivencia. Una sangre fría que riega el estilizado físico del más sigiloso de los depredadores

La sombra de la serpiente en la figura de los humanos

    Los esotéricos más herméticos, poseedores de antiguos conocimientos ancestrales veían en la serpiente un símbolo vivo del destino. Un destino que arrastra su cuerpo simbolizando el esfuerzo por avanzar en el camino. La mente ágil para observar las verdades, con la capacidad propicia de reacción para defenderse de los ataques externos, pero la prudencia necesaria para saber actuar justo en el momento idóneo. Otros también en el campo de lo esotérico vieron en este reptil la representación perfecta de un futuro ilimitado, de la eternidad. Simbolizaban el movimiento continuo con una serpiente que se mordía la cola formando un circuito cerrado, un universo perpetuo. Un perfecto cero, representación del todo.

..Y los primeros dioses eran serpientes y agua...


    Los egipcios ya las divinizaron o rescataron parte de su fisonomía para simbolizar a sus dioses. El animal representativo de Seth presenta cola bifurcada. Se encuentra entre los dioses más antiguos de Egipto, representando al dios de la oscuridad y de las profundidades. Incluso si viajamos más atrás encontramos que en los conceptos de dios de los mundos primitivos la idea de la diosa madre y la influencia de los ciclos lunares habían propiciado la aparición de unos altares llenos de figuras serpentiformes. El hecho de tal extraña relación pudo deberse a que la mujer vive cada veintiocho días una fase de purificación menstrual y la serpiente una de purificación o muda de piel. Una serpiente que se alargó en otras creencias enroscándose sobre si misma y creando la mítica espiral en representación del universo creado y creciente. Esto sucedía aproximadamente hacía el 8.500 a.C. cuando el elemento agua dominaba en importancia en la tierra, pero cambios geológicos y diluvios hicieron decaer el poder de los dioses del mar como las primeras serpes. Entró en juego el elemento Tierra y los hombres comenzaron a adorar otras simbologías relacionadas con ella: el león, el toro, el buey...
    La serpiente se relegó a ser un mero morador del paraíso. Dolido por haber sido repudiado de entre los mitos, los hebreos la colocaron enroscada en el árbol del bien y el mal. En espera de tentar con su fruto a los recién creados hombres. Curiosamente el bien y el mal representaban las dos caras de una misma moneda, la oscuridad y la luz, los opuestos que deben existir necesariamente juntos para ser reales. El árbol era la representación de los gemelos, del dios ya masculino unido a la tierra. La astuta serpiente se había enroscado en el dios que le sucedió para no perecer en la desprotección del suelo. Se adaptó a él. Es más provocó con su tentación los cambios conscientemente...como si la transición fuera algo premeditado.
    Y si todo esto es lo que defienden los más antiguos esoterismos al hablar de serpientes tampoco se quedaron cortas las civilizaciones posteriores. Los hebreos cambiaron la piel de la serpiente por la de mujer y la convirtieron en el demonio más oscuro del infierno, el más seductor y tentador...Lilith. La que dicen pudo haber sido la madre de la creación pero se negó a serlo.
    Los griegos pusieron las serpientes en sus demonios. Lamias chupadoras de sangre de bebes y come-niños. En Medusa las simbolizaron como instintos que moraban en la cabeza de tal demonio, cuya mirada penetrante paralizaba y convertía en piedra a todo aquel que osara mirarle a los ojos. Una facultad hipnótica que aún a menor escala seguimos encontrando en los reptiles bífidos de nuestra fauna, las serpientes cazadoras capaces de paralizar con su mirada a su presa. El dios-serpiente desterrado y vengativo. Amedrentó a los hombres y estos tradujeron sus temores en leyendas. Si la serpiente había sido luz y creación una vez tocada por la oscuridad necesariamente se volvería destructora. Los monstruos plagaron las historias de marinos, pero ninguno de forma tan constante como las serpientes gigantescas capaces de engullir un barco entero con tripulación y digerirlo lentamente. De los cielos bajaron serpientes haladas, Quetzalcóalt el dios inca más terrible y poderoso se representó a veces como una serpiente.

Curiosidades de la deidad hecha animal real


    A pesar de que generalizar las características de estos reptiles es muy difícil puesto que es uno de los animales con más ramificaciones evolutivas existentes. Podríamos subrayar de ellas algunas peculiaridades al margen de que familias las compartan, teniendo en cuenta que citamos las que más miembros del género poseen:

* Su sistema locomotor es vertebrado, pero su movimiento es anular, todo su cuerpo a excepción de la cabeza presenta capacidad contráctil y su boca puede abrirse para devorar presas que cuadriplican el tamaño en reposo de su cráneo.

* Depredadoras natas.: Carnívoras en principio. Pueden pasar épocas de inanición. Una vez combatida la presa pasan a engullirla entera y así empiezan un lento metabolismo cruel. A veces la víctima aún viva deberá sentir romperse todo su esqueleto miembro a miembro para atravesar el cuerpo de la Sierpe y en el proceso comienza la digestión. Una terrible forma de morir a la que ha podido anteceder una buena dosis de mortal o adormecedor veneno. La musculatura de la serpiente es tan poderosa que enroscada en un ser vivo puede provocar asfixia y ruptura ósea del mismo. Y no tienen porque tratarse relativamente de presas pequeñas. Caballos han muerto así a manos de una serpiente de metro.</


* Increíble capacidad al medio que habitan. Su proceso de desarrollo continuo. Sus constantes cambios de piel, la dureza de la misma la hacen la reina del agua, de los trópicos, de los desiertos, incluso bajo los hielos polares se han visto sus siluetas. Buenas nadadoras, trepadoras, escaladoras


* El tamaño y la proporción de sus rasgos reptílicos dependen de la especie a la que pertenezca. Pero dentro de éstas se dan anécdotas que demuestran lo que influencia en ellas el medio. Así por ejemplo las constrictor pueden medir metro como metros si el clima lo propicia.</span>


* Forma curiosa de reproducirse: son ovíparas. Se reproducen por huevos en general como los reptiles, pero a veces hay excepciones. Es el caso de las víboras que mantienen en su interior las crías hasta que éstas salen a la luz listas para la vida después de haber devorado el vientre materno.


* Hechas para actuar con sigilo y natural camuflaje. Su movimiento contráctil las hace muy sigilosas, lo que no significa lentas. Pueden ser muy veloces si las causas lo exigen. Su diverso colorido no sólo tiene que ver con su rama familiar, sino también con su entorno.

* Sangre fría. Lo que les hace obligado mantener constantemente una temperatura corporal tibia, que logran exponiéndose al sol...

* No se desplazan mientras digieren debido a que su organismo está al servicio de la digestión y ésta necesita casi del mismo mecanismo muscular que su desplazamiento.

* Pueden vivir cientos de años, sobre todo los ejemplares tropicales marinos, lo que fundamentaría la base de las leyendas de monstruosas serpientes de mar...que han seguido creciendo y mudando con el paso de los años.


* Facultadas para sofronizar mediante veneno, mirada o sonido y movimiento de su cola como lo hace la tan popular cobra.


    Pero ¿qué tienen que ver mujeres con serpiente en las leyendas?. ¿Sin patas por el conjuro de una mujer?. Hemos referido que ambas poseen un lazo particular con la luna. Como se purifican con ella la mujer en su ciclo procreador, la serpiente en su necesidad de crecimiento. La historia vinculó siempre ambas figuras femeninas con la maternidad. La mujer era la madre de la evolución. La serpiente que surgió del mar, la iniciadora de vida. Entre las fábulas cristianas se narra que cuando la Virgen huía hacia Belén intentando salvar la vida del hijo que llevaba en su vientre, Jesús, y siendo acompañada por José, iba ella montada en mula cuando en el camino una serpiente se atravesó a los pies del cuadrúpedo provocándole un susto tal que se comenzó a brincar y a punto estuvo de caer María de ella. Por aquel entonces las mulas al parecer podían tener descendencias y las serpientes poseían patas como el resto de los reptiles que conocemos. La Virgen una vez repuesta del susto señaló a la mula y le dijo que por no tener cuidado ni saber lo importante que lleva una madre en el vientre tendría como castigo no saberlo jamás quedando estéril para siempre este animal. Luego se volvió a la serpiente que continuaba junto a la mula y le dijo que por haber jugado entre las patas de la mula perdería las suyas y por no valorar la maternidad arrastraría su vientre por siempre como castigo, comiendo polvo del camino a cada paso como ella al caer de la mula desbocada. Un castigo desde luego y una fábula que de ser cierta (el del folclore popular más antiguo y beato), echaría por tierra la veracidad de otro castigo bíblico que también sufrió la serpiente. En esa ocasión tras tentar a Eva en el Edén. Un castigo impuesto por el propio Dios que le quitó las patas para que deslizase su vida de forma rastrera. Aunque en común tienen ambas leyendas una profecía de las dos mujeres: "arrastraras tu cuerpo y los hijos del hombre verán tu rastro, te seguirán y te cortaran la cabeza".</



El caso sorprendente de una leyenda del Campo: Serpes hermanas de leche de hombres...¿historias de abuelas?

    Nuestras abuelas, al menos las campesinas han oído y contado en más de una ocasión historias con nombres cuyas protagonistas vuelven a ser una mujer embarazada y una serpiente. El nexo en común nos narra como en casas aisladas en los campos antiguamente vivían entre penuria y trabajo, los rurales. Muchas veces con una economía de auto subsistencia en la que todo se lo hacían o labraban ellos. Las casas eran distantes las unas de las otras, justo los metros de posesiones que tenían los labriegos, o los kilómetros (eras) si había suerte. Cuando una embarazada estaba a punto de dar a luz seguía trabajando hasta última hora si le era posible...y cuando veían cercana la hora del parto una vecina experta o una matrona venía a ayudarla.

    Varios casos se dieron en los que unas fiebres elevadas acompañaban a mujeres los últimos días de embarazo y persistían después del mismo. Achacado a la subida de leche no se les daba importancia a estas afecciones febriles ni a esos zumbidos que durante el mediodía y a la puesta del sol escuchaban las mujeres dentro de su cabeza, lo que le producía un estado extraño de somnolencia o terminaban en pérdidas momentáneas de consciencia.  Los niños nacido sanos, no engordaban lo suficiente pese a las madres tener leche abundante y se terminaba dando ayuda a los lactantes con leche de cabra. Al final los niños repudiaban la leche materna, pero sin embargo, las mujeres seguían con las subidas de leche y los mareos. A veces llegaba la sorpresa cuando se descubría una pequeña serpiente de campo situada entre la madre y el niño (era costumbre darle tumbada los primeros meses). Por un lado se amantaba de los pechos de la madre que dormitaba sin ser consciente de lo que pasaba y que no despertaba con los lloros de bebé. Ya que éste no lloraba, la razón estaba en que la serpiente astuta colocaba la punta de su cola a modo de chupete en los labios del pequeño. Sin embargo fueron sorprendidas cuando algo en su estrategia no funcionaba. Que el niño no se conformara con su cola y rompiera en lloros por hambre. Que un visitante inoportuno molestara al reptil en pleno banquete o que de tanta leche bebida no pudiera moverse de la cama donde terminaba enroscada en una pata de la cama o en cualquier sitio escondida.
    Una leyenda que cuesta de creer porque los biólogos especifican claramente que las serpientes no son mamíferas y por ende no beben leche. Pero éstas si lo hacían y en más específicamente leche humana. Pero cuando el relato tiene nombres propios, se localiza en un lugar físico y se tiene en las manos una de estas serpientes lactantes atrapadas en el delito y disecadas en parte...uno comienza a dudar sobre si no todo está clasificado en nuestra generalizadora biología académica. La misma que afirmaba no hace mucho que los celacantos eran peces prehistóricos extintos...
    Historias de este tipo se han dado por doquier a lo largo y ancho de la Península Ibérica. Partiendo de casos presumiblemente reales, no tardaron en pasar a englobar una página más de las leyendas ibéricas. Nosotros hemos tenido la oportunidad no sólo de conocer numerosos mitos entorno a las serpientes, sino que hemos podido poner nombres y apellidos a uno.
    Corría el año 1934 cuando el matrimonio formado por Juan y Angelina Meca tuvieron uno de los que posteriormente fueron cuatro hijos. El varón recién nacido recibió el nombre de Trinidad Meca. Los primeros días después del parto fueron normales y el pequeño retoño evolucionaba bien. Pero de buenas a primeras el niño comenzó a presentar claros signos de desnutrición. El joven matrimonio había ubicado su humilde vivienda en la pedanía lorquina de La Bombilla, en la Ribera de San Miguel. Y como otros muchos murcianos de aquella época trabajaban duro en el campo para sobrevivir. La creciente enfermedad de su hijo les trajo bastantes problemas. El poco jornal que podían sacar de la tierra tuvieron que gastárselo en pagar las revisiones que algunos médicos hicieron a su pequeño "Trini". Ninguno de los doctores supieron dar con la posible enfermedad del neonato. No había causas físicas aparentes. Las causas eran externas. Los vecinos de los Meca pronto se hicieron eco de lo extraño de la situación de sus convecinos y muchas fueron las hipótesis lanzadas por éstos como posible causa de la enfermedad. Y es que aunque trabajaba de sol a sol, Juan podía mantener, no sin problemas, a su mujer e hijos. No se sabe cómo una de las vecinas convenció a Angelina para que pusiera harina alrededor del lecho donde ésta amamantaba a su hijo. Aquella vecina creía que "algo le hacía al chaval". Estaba en lo cierto. A la mañana siguiente unas rayas aparecieron en la harina. No eran huellas humanos, ni de perro, ni de gato...eran de un reptil. El pánico se extendió por las cuatro casas que conformaban aquel distrito de Lorca.
    La gente comenzó a buscar la serpiente por toda la casa. No encontraron nada. Pero una tarde sorpresivamente hallaron la respuesta a la enfermedad de "Trini". Uno de los hijos del matrimonio, Ramón, encontró ante si un bizarro retablo. La madre se había quedado dormida dándole de mamar a su hijo. El pequeño tenía en su boca, a modo de pezón materno...la cola de la serpiente y ésta estaba bebiendo de la leche del pecho de Angelina.
El niño salió corriendo y gritando para llamar la atención de su padre. En pocos minutos varias personas estaban intentando dar con la serpiente. Ésta ya no estaba en la cama. Después de mucho buscar dieron con su cubil. Detrás de un cuadro de una virgen había sido la guarida de la serpiente. Y quizás si no se hubiera dado con ese intruso, aquel niño hubiese muerto. Lo único que se tenía claro que el pequeño había tenido una hermana de leche....una culebra de 1'5 metros de largo y una muñeca de una mano humana normal de ancho. Pero no es el único caso que se ha dado en Murcia y por supuesto, no es el único que se ha dado en España.

    Cuando el mismo relato se cuenta por distintas provincias de nuestra geografía y son casos de diferentes épocas la duda comienza a crecer, hasta que te enteras que en Argentina existen casos o existieron similares. Era un relato muy común entre los habitantes de la pa, sólo que a ellos por norma les amamantaban las reses de su ganado, incluidas las cerdas. Claro que la ciencia vuelve a decir que es imposible que esto suceda. Exactamente lo mismo que decían sobre la imposibilidad de que los dinosaurios tuvieran sangre caliente...hasta que el corazón fosilizado de uno, Wyllo, les mostró que no se puede afirmar sobre lo desconocido. El enigma sólo admite teorías e hipótesis.
    Y entre teorías y sorpresas, las serpientes al parecer trabajaban en lo suyo. Fuera lo que fuera. Se convirtieron en hermanas de leche de algunos niños nacidos en el campo, que no sólo sobrevivieron de una y otra manera al caso, sino que terminaron dotados con facultades especiales, a veces relacionadas con la sanación o la percepción extrasensorial, pero no con los hombres sino con los animales. Como si hubieran desarrollado un sexto sentido que les enlazara con ellos. Seguramente la propina de un zigzageante gourmet agradecido, tal vez de una especie no catalogada de serpiente o anecdótico espécimen...

2 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho, José Antonio. Mi madre siempre nos explica historias similares que ocurrían en Jaén. El final, además, me hace especial gracia, ¿sabes que algunos niños nacen con una especie de tejido blanquecino alrededor al que llaman "camisa"?. También se les atribuyen facultades especiales..., en fin, estupendo escrito. (soy Mª José García de Parapsicología) un saludo!!

    ResponderEliminar
  2. Hola, Mª José. Ante todo gracias por visitar asiduamente el blog y por dejarme tu opinión. Pues ya me comentarás, si puedes y quieres :), algunas de esas historias. Jaén es una tierra llena de misterios. A esa "camisa", al hecho en sí de nacer con esa "camisa" se le llama "nacer con manto" y sí que lo sé, porque mi hermana Marisol está "obsesionada" con el tema de ese tipo de nacimientos y de sus posteriores repercusiones en la vida de esa persona y no sólo en nacer con manto sino en otro tipo de señales, de hecho lleva haciendo un estudio sobre el tema desde hace muchísimos años. Algunos de los famosos y conocidos curanderos/"santos" de Jaén precisamente nacieron con ese manto. Saludos y gracias por tu aportación, y por todo en general :)

    ResponderEliminar