blogger counters

miércoles, 27 de julio de 2011

Un meteorito gigante de 30 toneladas en China

Zhang Baolin y sus colaboradores miden las dimensiones del meteorito.| XinhuaZhang Baolin y sus colaboradores miden las dimensiones del meteorito.| Xinhua
Un equipo de científicos liderados por el profesor Zhang Baolin, experto en meteoritos del Planetario de Pekín, ha descubierto una roca de hierro y níquel caída del espacio en la cordillera Altai de Asia Central. La espectacular roca podría convertirse en el segundo o tercer mayor meteorito jamás recuperado en la faz de la Tierra y su estudio podría ayudarnos a desentrañar los oscuros orígenes de nuestro Sistema Solar.
La roca consiste en un bloque de color marronáceo de 2,2 metros de largo, 1,25 de altura y 1,20 metros de ancho, cuya existencia- aunque no su valor científico- ya era conocido por los lugareños, que habían inscrito varios nombres en ella. Los arañazos en la superficie han permitido adivinar, sin embargo, el material del objeto.
"La semana que viene haremos los exámenes pertinentes en Pekín, pero basado en mi conocimiento de meteoritos y a la vista de su textura, no me cabe duda que es una aleación de hierro y níquel", señaló Zhang a ELMUNDO.es. El níquel suele aparecer en forma de metal en meteoritos junto con el hierro (formando las aleaciones kamacita y taenita) y se encuentra asimismo en el núcleo de la Tierra, también junto al hierro o al iridio.

Movimientos glaciares

La roca de Xinjiang se encuentra justo debajo de una gran plancha de granito, que según los expertos podría haber sido arrastrada después de la llegada del meteorito, quizás a consecuencia de movimientos glaciales. Calculando a partir de la sección de la roca que sobresale de la superficie, Zhang opina que el peso podría variar entre las 25 y las 30 toneladas, una cifra que colocaría a la roca como uno de los meteoritos con mayor masa. Los mayores hallados hasta la fecha han sido una roca de 60 toneladas aproximadamente en Namibia, una pieza de 37 toneladas en el famoso Campo del Cielo, en Argentina, y una tercera, de 30 toneladas, en Groenlandia.
Aunque el meteorito se encuentra en una zona de difícil acceso, Zhang y su equipo preparan futuras expediciones y hasta se baraja la idea de trasladar la pieza a la capital provincial, Urumqi. Pero en el futuro más inmediato, los científicos se centrarán en "analizar cuál pudo haber sido la trayectoria exacta del meteorito cuando cruzó la atmósfera de la Tierra", así como "examinar su composición exacta".

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/07/27/ciencia/1311757986.html
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario