blogger counters

jueves, 20 de octubre de 2011

Aplazado el lanzamiento del sistema de navegación Galileo

El cohete es trasladado a la plataforma de lanzamiento. | ESA.El cohete es trasladado a la plataforma de lanzamiento. | ESA.
  • El despegue de los dos primeros satélites, previsto para hoy, ha sido abortado
  • Se detectó un fallo al llenar el depósito de combustible del cohete Soyuz
  • El lanzamiento se hará desde Kurú (Guayana Francesa)
Un problema técnico ha obligado a la Agencia Espacial Europea (ESA) a posponer, al menos 24 horas, el lanzamiento a bordo de una nave Soyuz de los dos primeros satélites que conformarán su sistema de navegación Galileo. El despegue, previsto inicialmente para las 12.34 del jueves (hora peninsular española), fue abortado dos horas antes.
"Estamos bastante desilusionados como es lógico, pero el trabajo que hacemos es muy difícil y ésta es una nueva demostración de su complejidad", ha lamentado el director de Arianespace, Jean Yves Le Gall, en una improvisada rueda de prensa en el Centro de Control de Misiones de Kurú.
Le Gall ha explicado que el fallo se detectó al llenar el depósito de combustible de la tercera fase del Soyuz, cuando una válvula sufrió un escape que abortó automáticamente este proceso.
Desde ese momento, tanto la lanzadera como los dos satélites Galileo han entrado en un modo 'standby' de seguridad.

Retraso de entre 24 y 48 horas

La avería obligará a aplazar el lanzamiento de la misión al menos 24 horas, pero el director de Arianespace no descartó que al final el despegue tenga que posponerse un día más.
"Vamos a hacer todo lo posible por reemplazar la válvula defectuosa en las próximas horas y, en principio, nuestro objetivo es volver a intentar el lanzamiento a las 7.30 de la madrugada del viernes (las 12.30, hora peninsular española)", ha dicho Le Gall. "Pero en estos momentos no puedo garantizar que logremos este objetivo, y quizás necesitemos otras 24 horas para resolver el problema".

Decepción en Kurú

En la base espacial de Kurú hay muchas caras de desilusión entre los cientos de técnicos, representantes de la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Unión Europea, y los periodistas que se han desplazado hasta la Guayana Francesa para presenciar el lanzamiento inaugural del sistema Galileo.
Entre ellos se encuentran el vicepresidente de la Comisión Europea, Antonio Tajani, el director general de la ESA, Jean-Jacques Dordain y el vicedirector de la Agencia Espacial Rusa (Roscosmos), Alexander Lopatin.
Anoche todos ellos pronunciaron discursos en una fiesta celebrada con motivo del lanzamiento en el Centro de Control de Misiones de Kurú, en los que destacaron la importancia histórica de esta misión.
Tras la desilusión provocada por el fallo técnico de última hora, muchos se acuerdan ahora de algo que dijo el ruso Lopatin: "Nosotros los rusos preferimos no hablar mucho antes de un lanzamiento, preferimos esperar hasta después, cuando sabemos que todo ha salido bien".

Problemas de financiación

Tras años de retrasos y múltiples problemas de financiación, todo estaba listo en la base de la Guayana Francesa para el lanzamiento de los dos primeros satélites operativos del sistema europeo de navegación, que aspira a ofrecer servicios de posicionamiento al menos tan precisos, y en algunos aspectos incluso superiores, al GPS estadounidense.
Esta misión será doblemente histórica para el proyecto espacial europeo, ya que será la primera vez que un cohete ruso Soyuz despegue desde la base europea de Kurú.
"En el futuro, es posible que esta nueva era de cooperación con Rusia pueda permitir el lanzamiento de misiones tripuladas desde suelo europeo, ya que tras la jubilación de los transbordadores de la NASA el pasado verano, las Soyuz son las únicas naves (además de la china) capaces de enviar astronautas al espacio", explica a ELMUNDO.es el ingeniero español Julio Monreal, que trabaja como Jefe de Proyecto del cohete Ariane 5 en la sede central de la Agencia Espacial Europea (ESA) en París.

El primer paso hacia 2020

Sin embargo, a pesar de la importancia crucial de esta misión para el futuro del sistema Galileo y de todo el proyecto espacial europeo, se trata tan sólo de un primer paso. Los dos satélites que se lanzarán el viernes y otros dos que se pondrán en órbita en 2012, servirán para verificar el funcionamiento correcto de toda la tecnología en la que se basa el sistema de navegación.
Pero habrá que esperar hasta 2015 para que Galileo alcance su capacidad inicial de operaciones, tras el lanzamiento de otros 14 satélites. Y no será hasta 2020 cuando el sistema alcance su potencial completo, una vez que se pongan en órbita otros 12 ingenios y se complete así la constelación prevista de 30 satélites (27 operativos y tres de reserva).
Si se cumplen las previsiones de sus diseñadores, el sistema Galileo mejorará de manera muy notable la precisión actual de la navegación por satélite en todo el planeta. Sus 30 naves se distribuirán en tres planos orbitales a unos 23.000 kilómetros de altitud sobre la Tierra, y con una inclinación de 56 grados con respecto al ecuador, de tal manera que existirá una probabilidad muy alta (mayor del 90%) de poder captar la señal de un mínimo de cuatro satélites en todo momento desde cualquier lugar del mundo.

Compatibilidad con GPS

Con este despliegue, se prevé que Galileo permita calcular cualquier posición con un margen de error de tan sólo unos 45 centímetros, incluso en zonas que hasta ahora han estado mal cubiertas por el GPS, como el interior de ciudades con rascacielos y las latitudes altas, incluyendo las regiones polares.
En todo caso, el objetivo no es que Galileo sustituya al GPS en los receptores, sino que todos los usuarios puedan beneficiarse de una cobertura mucho mayor al poder contar con los servicios de ambos sistemas.
"Galileo será compatible con el GPS, y también con el sistema Glonass de Rusia, de tal manera que podrá ofrecer sus servicios en todo el mundo para mejorar mucho las prestaciones de los actuales receptores", explica Gunther Hein, un ingeniero alemán que ha dirigido el desarrollo del proyecto Galileo en la sede parisina de la ESA.
España tendrá un papel importante en el desarrollo de aplicaciones tecnológicas e industriales del proyecto, ya que a partir de 2014 se establecerá en Torrejón de Ardoz (Madrid), el Centro de Servicios Galileo con este objetivo.
"Galileo es un buque insignia de todo el proyecto espacial europeo", asegura a ELMUNDO.es Javier Ventura, ingeniero experto en navegación por satélite y portavoz de la ESA. "Nuestro objetivo es que su tecnología se use en los teléfonos móviles de última generación a escala mundial".

Fuente: elmundo.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario