blogger counters

lunes, 2 de abril de 2012

En Exclusiva. Entrevista a Salvador Freixedo. Los ovnis y el mal del mundo






por: Carlos Gutiérrez

El ufólogo Salvador Freixedo nos sorprende, tras varios años de silencio, con un nuevo libro, Teovnilogía, a la vez que se reedita una edición revisada y actualizada por él mismo de su obra clásica La granja humana.
El nuevo libro es una conclusión a sus años de investigación ovni, que le ha llevado a hipótesis que no dejan indiferente. En sus páginas vemos a un Salvador Freixedo sincero, libre para escribir lo que realmente piensa, en las que trata de llegar al origen de que las cosas en el mundo estén como están; los ovnis no son meros espectadores, sino actores principales de la obra que se desarrolla en el planeta Tierra.


-Su nuevo libro se llama Teovnilogía. ¿Por qué ese nombre?

Le he puesto el nombre de «Teovnilogía» porque intento mostrar la identificación que hay entre la teología y la ovnilogía, es decir entre la religión y el fenómeno ovni. Esta relación no es no es tangencial o algo forzado, sino que es total y puede decirse que es una identificación de ambas realidades. Los dogmas religiosos no pueden explicarse sin tener en cuenta el fenómeno ovni y los ovnis son los que explican la raíz de muchas creencias religiosas.

-¿Qué certezas tiene después de tantos años de investigación que no tenía hace unos años?

Para afirmar esto tengo la certeza que me dan, aparte de las experiencias de mucha gente de la que no puedo dudar, las propias experiencias que en muchos aspectos trascienden los límites de la ciencia y también de la lógica humanas y que por eso mismo no son para ser difundidas indiscriminadamente a todo tipo de gentes.


-¿Cree que la ufología (por lo general) va en buen camino o que debería replantearse sus métodos?

La «ufología» está en gran parte estancada porque sigue entretenida investigando casos, cuando estos son solo una trampa para que no caigamos en la cuenta de cuál es la inteligencia o inteligencias que están detrás de todos esos fenómenos. La «ufología» se resiste a dar el paso hacia el mundo trascendente que está detrás de todos los fenómenos y lo más que hace es admitir un nivel «paranormal», pero sin atreverse a bucear para encontrar las intenciones de los «dueños de la granja».



-Además también se ha reeditado una nueva edición de La granja humana, publicado por primera vez en 1989. ¿Por qué es interesante que la gente lo lea? ¿Sigue siendo actual?

La reedición de La Granja Humana servirá para que las generaciones jóvenes conozcan lo elemental de la ovnilogía que consiste en su infinita y variadísima casuística. Los casos que allí expongo, en su mayor parte investigados o vividos por mí, le abrirán los ojos a mucha gente que durante años ha estado siendo intoxicada por las ligerezas y los chistes de algunos artículos periodísticos y hasta por las tonterías que algunos «científicos» e «intelectuales» dicen cuando hablan de lo que no saben. Hacen como la zorra de la fábula, que como no podía llegar a las uvas, decía que estaban verdes. El fenómeno ovni desafía sus dogmas científicos y por eso lo mejor es negarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario