blogger counters

miércoles, 6 de junio de 2012

Dossier: Tránsito de Venus



Tiene lugar cuando el Sol, Venus y la Tierra se alinean en ese orden El planeta bloquea parte de la luz que emite la estrella, sin eclipsarla Se ve dos veces seguidas cada siglo con una diferencia de ocho años.

Efe | Washington

Venus se interpuso hoy entre el Sol y la Tierra dejando ver su silueta deslizarse lentamente sobre la superficie del astro rey, un fenómeno que ayudará a los científicos a recopilar datos sobre el tránsito de los planetas y que no se repetirá hasta 2117.

Tal y como estaba previsto, Venus apareció tímidamente como un pequeño lunar recorriendo el disco dorado solar ante los cientos de miradas de científicos y aficionados que le esperaban para seguir su trayecto que durará unas siete horas.





El fenómeno, retransmitido por la NASA en directo, será visto en casi todo el planeta excepto en África y gran parte de América del Sur. La mejor vista la tendrán los países de Asia del Este y del Pacífico Occidental, que podrán ver el recorrido completo.

América del Norte, Centroamérica y el norte de América del Sur (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) pudieron ver el inicio en torno a las 22.03 GMT, antes del atardecer, mientras que la mayor parte de los países de Europa, Oriente Medio y Asia del Sur verán la última etapa al amanecer del miércoles 6 de junio.

Este fenómeno, que se denomina tránsito planetario, tiene lugar cuando el Sol, Venus y la Tierra se alinean en ese orden, de forma que el planeta bloquea parte de la luz que emite la estrella, sin llegar a ser un eclipse ya que la porción que cubre es muy pequeña.

Fenómeno extraordinario

El Sol, Venus y la Tierra se alinean en raras ocasiones debido a que las órbitas alrededor del Sol de la Tierra y Venus están ligeramente inclinadas la una respecto a la otra y llegan a "desincronizarse", según explicó Adriana Ocampo, de la división de Ciencias Planetarias de la NASA.

Eso es lo que hace que sea un fenómeno poco frecuente que se ve dos veces seguidas cada siglo con una diferencia de ocho años entre uno y otro y no vuelve a repetirse hasta 105 años después. El último tránsito se produjo en junio de 2004 y el siguiente será en 2117.

Los tránsitos de Venus, considerados una "rareza astronómica", (desde que se inventó el telescopio se han registrado tránsitos en 1631, 1639; 1761, 1769; 1874, 1882 y 2004) han ayudado a los científicos en los últimos siglos a despejar algunas incógnitas la distancia de la Tierra al Sol y por tanto el tamaño del sistema solar, algo que cambió el concepto de la ciencia.






Los expertos aseguran que esta oportunidad será única para profundizar en datos como la temperatura y la presión de la densa atmósfera de Venus.

Además, la sombra que proyecte servirá para estudiar y compara las que emiten los planetas fuera de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas, que también localizan con la técnica de tránsito.

Venus tiene un tamaño similar a la Tierra y un mismo origen rocoso, sin embargo su evolución fue muy diferente y entre los misterios que oculta está saber por qué rota en sentido contrario al de los otros planetas.

Atención mundial

Los telescopios de la NASA estarán apuntando a Venus, incluido el telescopio espacial Hubble, que usará la Luna como un espejo para evitar daños en su electrónica y verá la sombra de Venus reflejada en el satélite.

También darán seguimiento al fenómeno las misiones de la Agencia Espacial Europea (ESA) Proba-2 y Venus Express, la única nave en órbita en Venus en el momento del tránsito, que utilizará la luz del Sol para estudiar la atmósfera del planeta.




La Red Global de Telescopios Robóticos, 'Gloria', un proyecto de ciencia ciudadana liderado por la Universidad Politécnica de Madrid (España) realizará una retransmisión on line gratuita con conexiones a telescopios solares, cámaras digitales y vídeos desde Noruega, Japón y Australia, con comentarios en español e inglés.

Durante toda la noche, expertos de la NASA y otras instituciones científicas seguirán el movimiento de Venus, cuyo nombre se debe a la diosa romana del amor y que a lo largo de la historia ha cautivado a científicos como Galielo Galilei, que fue el primero en verlo a través del telescopio en 1610, al capitán James Cook, miembro de la expedición organizada en 1769 para ver su tránsito.

En lo que podría ser la versión moderna de la suma de ambas cosas, un científico aventurero también fascinado por el fenómeno de Venus, el astronauta estadounidense, Don Pettit se convertirá en el primer humano en ver el fenómeno desde fuera de la Tierra y tomará fotografías desde la bóveda de la Estación Espacial Internacional (EEI) que compartirá a través de la web de la NASA mientras Venus avanza, figuradamente, hacia Europa.









El tránsito de Venus no se repetirá hasta 2117
La NASA seguiran el paso del planeta por enfrente del Sol hasta que el fenómeno acabe en Europa, Oriente Medio Y Asia del Sur, el miércoles 6 de junio.










Venus se interpuso hoy entre el Sol y la Tierra dejando ver su silueta deslizarselentamente sobre la superficie del astro rey, un fenómeno que ayudará a los científicos a recopilar datos sobre los tránsito de los planetas y que no se repetirá hasta 2117.
Tal y como estaba previsto, Venus apareció tímidamente como un pequeño lunarrecorriendo el disco dorado solar ante los cientos de miradas de científicos y aficionados que le esperaban para seguir su trayecto que durará unas siete horas.
El fenómeno, retransmitido por la NASA en directo, será visto en casi todo el planeta excepto en África y gran parte de América del Sur. La mejor vista la tendrán los países de Asia del Este y del Pacífico Occidental, que podrán ver el recorrido completo.
América del Norte, Centroamérica y el norte de América del Sur (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) pudieron ver el inicio en torno a las 22.03 GMT, antes del atardecer, mientras que la mayor parte de los países de Europa, Oriente Medio y Asia del Sur verán la última etapa al amanecer del miércoles 6 de junio.
Este fenómeno, que se denomina tránsito planetario, tiene lugar cuando el Sol, Venus y la Tierra se alinean en ese orden, de forma que el planeta bloquea parte de la luz que emite la estrella, sin llegar a ser un eclipse ya que la porción que cubre es muy pequeña.
El Sol, Venus y la Tierra se alinean en raras ocasiones debido a que las órbitas alrededor del Sol de estos planetas están ligeramente inclinadas la una respecto a la otra y llegan a "desincronizarse", según explicó Adriana Ocampo de la división de Ciencias Planetarias de la NASA.
Eso es lo que hace que sea un fenómeno poco frecuente que se ve dos veces seguidas cada siglo con una diferencia de ocho años entre uno y otro y no vuelve a repetirse hasta 105 años después. El último tránsito se produjo en junio de 2004 y el siguiente será en 2117.
Los tránsitos de Venus, considerados una "rareza astronómica", (desde que se inventó el telescopio se han registrado tránsitos en 1631, 1639; 1761, 1769; 1874, 1882 y 2004) han ayudado a los científicos en los últimos siglos a despejar algunas incógnitas sobre la distancia de la Tierra al Sol y por tanto el tamaño del sistema solar, algo que cambió el concepto de la ciencia.
Los expertos aseguran que esta oportunidad será única para profundizar en datos como la temperatura y la presión de la densa atmósfera de Venus.
Además, la sombra que proyecte servirá para estudiar y comparar las que emiten los planetas fuera de nuestro sistema solar, conocidos como exoplanetas, que también se localizan con la técnica de tránsito.
Venus tiene un tamaño similar a la Tierra y un mismo origen rocoso, sin embargo su evolución fue muy diferente y entre los misterios que oculta está saber por qué rota en sentido contrario al de los otros planetas.
Los telescopios de la NASA estarán apuntando a Venus, incluido el telescopio espacial Hubble, que usará la Luna como un espejo para evitar daños en su electrónica y verá la sombra de Venus reflejada en el satélite.
También darán seguimiento al fenómeno las misiones de la Agencia Espacial Europea (ESA) Proba-2 y Venus Express, la única nave en órbita en Venus en el momento del tránsito, que utilizará la luz del Sol para estudiar la atmósfera del planeta.
La Red Global de Telescopios Robóticos, Gloria, un proyecto de ciencia ciudadana liderado por la Universidad Politécnica de Madrid (España) realizará una retransmisión on line gratuita con conexiones a telescopios solares, cámaras digitales y vídeos desde Noruega, Japón y Australia, con comentarios en español e inglés.
Durante toda la noche expertos de la NASA y otras instituciones científicas seguirán el movimiento de Venus, cuyo nombre se debe a la diosa romana del amor y que a lo largo de la historia ha cautivado a científicos como Galileo Galilei, que fue el primero en verlo a través del telescopio en 1610, y el capitán James Cook, miembro de la expedición organizada en 1769 para ver su tránsito.
En lo que podría ser la versión moderna de la suma de ambas cosas, un científico aventurero también fascinado por el fenómeno de Venus, el astronauta estadounidense, Don Pettit se convertirá en el primer humano en ver el fenómeno desde fuera de la Tierra y tomará fotografías desde la bóveda de la Estación Espacial Internacional(EEI) que compartirá a través de la web de la NASA mientras Venus avanza, figuradamente, hacia Europa.


Fuente: Agencia EFE








Así vivimos el tránsito de Venus en directo
Contemplar el fenómeno de esta noche ha sido una oportunidad única en la vida
El planeta Venus se ha interpuesto entre el Sol y la Tierra durante la noche del 5 de junio al 6, siendo visible mientras cruzaba el disco solar a lo largo de aproximadamente siete horas.
Este acontecimiento, conocido como 'tránsito de Venus', ha sido el último de este siglo y sólo se ha podido ver de manera completa desde Estados Unidos, Hawai y Alaska. En España han podido observarlo unos pocos minutos al amanecer, con mayor claridad en Baleares, Cataluña y Levante.
Nuestra retransmisión en directo ha contado con telescopios en Australia, Japón y Noruega.
El "tránsito planetario" se produce cuando el Sol, Venus o Mercurio (sus planetas más cercanos) y la Tierra se alinean, de forma que el planeta bloquea parte de la luz que emite el disco solar.
En el caso de Venus, el tránsito sólo ocurre trece veces cada mil años; de hecho, la última vez que Venus se paseó frente al Sol fue en 2004 y, después del paseo de esta noche, no volverá a dejarse ver hasta el 2117.






Una oportunidad histórica para la ciencia
Los tránsitos de Venus ya captaban la atención del público en el siglo XVIII, cuando el tamaño del Sistema Solar era uno de los mayores misterios de la ciencia, recuerda la NASA en un artículo.
La distancia relativa de los planetas era conocida, pero no así sus distancias absolutas -cuántos kilómetros nos separaban de otro posible mundo- y Venus era la clave, según dedujo el astrónomoEdmund Halley (1656-1742).
Halley consideró que, observando el tránsito desde varios lugares de la Tierra, debería ser posible triangular la distancia a Venus, lo que impulsó grandes expediciones internacionales para otear los tránsitos que se produjeron en 1761 y 1769.


Entre otros partió el explorador James Cook, que fue enviado a Tahití, en la actual Polinesia francesa, en un esfuerzo que algunos historiadores han llamado "el programa Apolo del siglo XVIII".
La NASA apunta que el experimento, en una visión retrospectiva, sonaba mejor de lo que fue su resultado, pues el mal tiempo en algunos lugares de observación y las limitaciones de los instrumentos primitivos causaron "confusión" sobre la densidad real de la atmósfera de Venus y otros datos.
A finales del XIX, los astrónomos, con instrumentos más modernos y cámaras, lograron finalmente medir el tamaño del Sistema Solar como Halley había sugerido con los datos de los tránsitos registrados en 1874 y 1882.
Colaboradores:
·http://www.sky-live.tv/
·http://www.canarcloud.tv/blog/el-transito-de-venus-y-el-cloud-computing/
·http://www.lavanguardia.com/
·http://www.rtve.es/
·http://www.agenciasinc.es/

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos
Llamanos645979699

No hay comentarios:

Publicar un comentario