blogger counters

jueves, 30 de agosto de 2012

Componentes básicos de la vida fueron descubiertos cerca de joven estrella



Astrónomos encontraron moléculas de azúcar, uno de los ingredientes necesarios para la formación del ARN, en una estrella similar a nuestro Sol.

Por Agencias - 29/08/2012 - 07:00











Un equipo de astrónomos que utilizó el Observatorio Atacama Large Millimeter/submillimeter Array (ALMA) detectó moléculas de azúcar en el gas que rodea a una joven estrella similar a nuestro Sol. Es la primera vez que se encuentra azúcar cerca de una estrella de este tipo, hallazgo que demuestra que los componentes básicos de la vida se encuentran en el lugar y el momento correctos para incorporarse a los planetas que se forman cerca de la estrella.

Los astrónomos encontraron moléculas de glicolaldehído -una forma simple de azúcar- en el gas que rodea una joven estrella binaria de masa similar a la de nuestro Sol, llamada IRAS 16293-2422. Aunque ya se había encontrado antes glicolaldehído en el espacio interestelar, esta es la primera vez que se detecta tan cerca de una estrella similar al Sol, a una distancia comparable a la que hay entre Urano y el Sol. Este hallazgo muestra que algunos de los elementos químicos necesarios para la vida ya existían en el Sistema Solar cuando se formaron los planetas.

"En el disco de gas y polvo que rodea esta estrella recién formada encontramos glicolaldehído, una forma simple del azúcar, no tan diferente del azúcar que ponemos en nuestro café", explica Jes Jørgensen (Instituto Niels Bohr de Dinamarca), autor principal del artículo donde se presentó el hallazgo. "Esta molécula es uno de los ingredientes necesarios para la formación del ARN que, al igual que el ADN con el cual está emparentado, es uno de los componentes básicos de la vida".

La alta sensibilidad de ALMA -incluso a las muy cortas longitudes de onda en las que opera y que representan todo un reto desde el punto de vista técnico- fue crucial para estas observaciones llevadas a cabo con una configuración parcial de antenas durante la etapa de verificación científica del observatorio.

"Lo que realmente nos entusiasma es que las observaciones realizadas con ALMA revelan que las moléculas de azúcar caen hacia una de las estrellas del sistema", indica Cécile Favre (Universidad Aarhus de Dinamarca), quien forma parte del equipo de astrónomos. "Las moléculas de azúcar no solo se encuentran en el lugar correcto para incorporarse a un planeta, sino que también van en la dirección correcta".

Las nubes de gas y polvo que colisionan para formar nuevas estrellas son extremadamente frías, y muchos gases se solidifican bajo la forma de hielo en las partículas de polvo, donde luego se fusionan y forman moléculas más complejas. Pero una vez que se forma una estrella en medio de una nube de gas y polvo en rotación, las partes internas de dicha nube se calientan hasta alcanzar una temperatura similar a nuestra temperatura ambiente, haciendo que se evaporen las moléculas de composición química compleja. De esa manera se forman gases que emiten una radiación característica, detectables por los radiotelescopios de vanguardia como ALMA.

IRAS 16293-2422 se encuentra a unos 400 años-luz de distancia, es decir, relativamente cerca de la Tierra, lo que lo convierte en un objeto ideal para los astrónomos que estudian las moléculas y la composición química de las estrellas jóvenes.

"Una pregunta importante es: ¿qué tan complejas pueden volverse estas moléculas antes de incorporarse a nuevos planetas? Esto podría darnos indicios sobre cómo surge la vida en otras partes, y las observaciones hechas con ALMA serán cruciales para develar este misterio", concluye Jes Jørgensen.

El hallazgo se describe en un artículo que se publicará en la revista Astrophysical Journal Letters.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos
Llamanos645979699

No hay comentarios:

Publicar un comentario