blogger counters

lunes, 10 de junio de 2013

El joven que destapó el espionaje electrónico de Obama da la cara

Edward Snowden, que trabajó para la CIA y la NSA, se refugia en Hong Kong | "No puedo permitir que el Gobierno de EE.UU. destruya las libertades de personas de todo el mundo"

Internacional | 10/06/2013 - 00:00h | Última actualización: 10/06/2013 - 10:33h

Edward Snowden, extécnico de la CIA y responsable de las filtraciones de espionaje de EE.UU. The Guardian

Marc Bassets | Washington


Su nombre es Edward Snowden, tiene 29 años y hasta ayer era empleado de Booz Allen Hamilton, uno de los mayores contratistas militares de Estados Unidos. Snowden reveló, en una entrevista con el diario The Guardian, que es la fuente que ha filtrado la información top secret que, en los últimos días, ha sacado a la luz el vasto programa de vigilancia telefónica y de internet por parte de la NSA, la agencia de espionaje electrónico de EE.UU.


"No tengo ninguna intención de esconder quién soy porque sé que no he hecho nada malo", dijo Snowden a The Guardian, que junto a The Washington Post ha publicado las revelaciones. El Post confirmó ayer que, asimismo, Snowden era también su fuente. "Entiendo que se me hará sufrir por mis acciones", añade el filtrador, que dice haber actuado por motivos idealistas. "Me daré por satisfecho si la federación de ley secreta (...) y de los irresistibles poderes ejecutivos que gobiernan el mundo que yo amo son revelados aunque sea un solo instante".

El filtrador trabajaba desde hacía cuatro años como "analista de infraestructuras" para la NSA pero lo hacía como empleado de Booz Allen Hamilton. Antes estuvo en la CIA. Concedió la entrevista en un hotel de Hong Kong (China), donde se encuentra desde que hace tres semanas abandonó la casa que compartía con su novia en Hawái y el trabajo en una sede de la NSA del archipiélago.

El programa Prism permitía el acceso de la NSA a los servidores de nueve empresas tecnológicas. La NSA también accede a los registros de llamadas de millones de usuarios de teléfono en Estados Unidos. Ambos programas, que hasta la semana pasada se mantenían en secreto, son legales y cuentan con la supervisión judicial y del Congreso, según la Administración Obama. Al destaparse, se ha evidenciado que Barack Obama ha proseguido con algunas de las prácticas antiterroristas más discutidas de su antecesor, George W. Bush.

Al salir del armario, Snowden ingresa en el club de los whistle-blowers (literalmente, los que tocan el silbato) más ilustres, que han arriesgado su libertad para destapar el velo del secreto en la primera potencia. El soldado Bradley Manning, de 25 años, se expone a la cadena perpetua por haber filtrado a la organización Wikileaks más de 700.000 documentos del Pentágono y el Departamento de Estado. Daniel Ellsberg, el ex alto funcionario del Gobierno de EE.UU. que a principios de los años setenta filtró los llamados papeles del Pentágono, se salvó porque el juicio se anuló por las irregularidades en la investigación por parte de la Administración Nixon.

A diferencia de Manning, Snowden ha dado a conocer su identidad por voluntad propia. En China puede estar protegido ante una petición de extradición. El filtrador especula con que puedan secuestrarle. Y dice que sólo ha salido "quizá tres veces" del hotel en las tres últimas semanas. Protege la puerta de la habitación con almohadas para evitar escuchas y, cuando enciende su ordenador, se cubre la cabeza y la máquina con una capucha por si hay una cámara espiándole.

Tanto Obama -que el viernes y el sábado se reunió en California con el presidente chino, Xi Jinping-, como el director nacional de inteligencia, James Clapper, han condenado las acciones del entonces anónimo filtrador. El sábado Clapper dijo que la NSA había iniciado una investigación. La novia de Snowden ha recibido una visita de agentes de la NSA en Hawái, aunque él cree que era por su ausencia prolongada del trabajo. La Administración Obama ha acusado a más filtradores con la Ley de Espionaje que ninguna otra en la historia.

Snowden explica que ganaba unos 200.000 dólares anuales y vivía una vida "muy cómoda". "Estoy dispuesto a sacrificar todo esto porque, en buena conciencia, no puedo permitir que el Gobierno de EE.UU. destruya, con esta máquina de vigilancia que ha construido en secreto, la privacidad, la libertad en internet y las libertades básicas de personas de todo el mundo", dice
.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos

No hay comentarios:

Publicar un comentario