blogger counters

jueves, 20 de junio de 2013

Piedra misteriosa en Piriápolis

VIDEO EXCLUSIVO: Juan Carlos Bezón cuenta a semanario La Prensa lo sucedido con la misteriosa piedra que le provocó quemaduras de 2º grado en la mano (enviado por: Kevin Pacheco)



La noticia recorrió la prensa departamental, nacional e internacional. A una semana del suceso, la piedra misteriosa sigue generando comentarios e interrogantes.



El protagonista de la historia, Juan Carlos Bezón, un militar retirado mas conocido como “Pocho”, nació en Minas hace 78 años, y desde hace bastante tiempo está radicado en el balneario Piriápolis, departamento de Maldonado.

Su pasión y su hobby es la pesca. Como tantas otras veces, junto a sus amigos, el miércoles 12 de junio organizaron una salida de pesca al balneario Punta Negra. Antes de comenzar la jornada pesquera, salieron a caminar por la costa, cuando a Pocho le llama la atención una pequeña piedra luminosa con unas pintitas negras. Decide tomarla y llevarla como amuleto. La guarda en su bolsillo izquierdo del pantalón y a los pocos minutos sucede algo inesperado.


Comienza a sentir un calor intenso en su pierna, en la zona donde había guardado la piedra, y cuando mete la mano para sacarla, se produce como una explosión y la ropa comienza a arder. En la desesperación, Pocho utiliza sus manos para apagar la ropa que había tomado fuego. Su mano izquierda sufre quemaduras de 2º grado, mientras que en la derecha los daños son menores y también el calor alcanza a lesionarle la pierna en la zona donde estaba la piedra, que asegura Bezón, “el raro objeto se desintegró”.

Sus amigos juntan los equipos de pesca y llevan a Pocho a la policlínica de Pirápolis donde es atendido en emergencias. Al explicar lo sucedido, los médicos de guardia deciden llamar a la Sub Prefectura de Piriápolis.

Efectivos de la Sub Prefectura vuelven al lugar del hecho y recuperan los restos de ropa que allí quedaron para ser estudiados en Montevideo y según el protagonista, posteriormente fueron enviados a un laboratorio internacional para su investigación.

“No se sabe nada, todo se maneja con un hermetismo total” asegura Bezón, que aun no tiene información concreta sobre que fue lo que realmente se introdujo en su bolsillo.

Semanario La Prensa fue recibido amablemente por Juan Carlos Bezón en su domicilio del céntrico barrio de Piriápolis. Pocho estaba en cama, afectado por un bronco espasmo, pero igualmente nos concedió unos minutos para contarnos lo que le sucedió y fundamentalmente para exhortar a todos que no recojan este tipo de objetos desconocidos de la costa.

A continuación, la entrevista con Juan Carlos Bezón, el hombre de la piedra misteriosa…




Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos

No hay comentarios:

Publicar un comentario