blogger counters

martes, 24 de septiembre de 2013

(2008) Caso la pantera de Campillos


                                                               por: Juanfra Romero

El 24 de marzo de 2008, se produjo un ataque de un Black Cat en la finca denominada “El Cañuelo” situada muy cerca de la carretera que une las localidades de Campillos y Málaga.
En este primer ataque, ocurrido por la noche, se produjo la muerte de 14 cerdos, entre crías y animales adultos. Los animales aparecieron destrozados, con las entrañas fuera del cuerpo, y todo ello ocurrió sin que la familia que reside dentro de la finca y se encarga del cuidado de la misma oyera ningún ruido.


Varios días después se repitió un ataque similar, cuando estaba anocheciendo, pudiendo esta vez observar al menos 3 testigos, el encargado de la finca, y dos trabajadores padre e hijo que viven allí, lo que definieron con “una enorme pantera negra” que después de atacar a varios cerdos adultos, emprendió la huida, saltando las vallas con una agilidad que dejó impresionados a los testigos.



                                       
                                          Fotografías de los cerdos atacados por la supuesta pantera


                                                 Huellas de la supuesta pantera de Campillos


En este tipo de granja, los cerdos de pata negra se encuentran sueltos dentro de los límites de la finca, con lo cual era imposible aislar a los animales para prevenir nuevos ataques.
A pesar de que los rumores en el pueblo pronto comenzaron a circular, el caso presenta varias incógnitas. Por un lado, el dueño de la finca, denunció los hechos a la Guardia Civil, aunque ésta organización armada negó en todo momento la existencia de denuncias por parte del propietario. Se habló que era un movimiento del empresario para cobrar el seguro, punto éste totalmente inexacto, ya que tuvimos acceso a la póliza de seguro y no cubría las muertes de los animales por ataques de otros animales. Al tercer avistamiento de “la pantera” por la zona, nuevamente sin ataque debido supuestamente a la presencia de personas en los alrededores, quedaron huellas en el terreno que no pudimos obtener, ya que al hacer acto de presencia, los agentes del SEPRONA, habían destruido las mismas al sacar los moldes de yeso.
Tras crecer la psicosis en la población, la Sociedad de Cazadores organizó una batida por la zona con la intención de poner fin a las apariciones, pero dicha batida tuvo nulo resultado.
Finalmente, a finales de abril de 2008, el SEPRONA y el alcalde de Campillos, difundieron la versión de que todo había sido debido a una manada de perros salvajes que se encontraba por la zona y que ya habían sido cazados y sacrificados, poniendo fin al problema. Bastante curioso, dado que ningún animal fue devorado.
Casos ocurridos han parecido durante los años 2002, 2003, 2005 y 2007 en la zona del Valle del Genal, en la Serranía de Ronda y en la zona del municipio costero de Mijas, todo ello en un radio de unos 80 kms.

La incógnita sigue abierta.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos

1 comentario: