blogger counters

viernes, 7 de febrero de 2014

Mas allà de los límites del Rancho JB Foster – Roswell – Nuevo México

Por: Xavier Soler



Hace unos meses mientras me documentaba par aun artículo sobre el tema OVNI, buscando datos sobre el “incidente Roswell”, me encontré un comentario que casi me pasa desapercibido. El autor de un artículo sobre Roswell afirmaba que en la página  web del ejército del aire norteamericano (hoy la USAF, en 1947 USAAF) figuraban las biografías de todos los generales del cuerpo, pero que nada se podía encontrar sobre el General Ramey, aquel que se hiciera famoso por su rueda de prensa en Fort Worth desmintiendo la naturaleza OVNI del “crash” que se había producido en el rancho JB Foster, en el Condado de Chaves, Nuevo México, USA. Reconozco que una vez recopilada la información que necesitaba, que giraba en relación a sucesos extraños o inexplicables en Fort Worth, no pude sustraerme a la tentación de chequear aquel dato, que aislado no tenía demasiada importancia. Esperaba –he de ser sincero- que no fuera más que otra exageración o información a medias de las que se suelen encontrar en la red de redes, estaba convencido de que ni que fuera una leve mención, algo aparecería. Así que me armé de paciencia y me fui a la web oficial de la USAF, busqué como acceder a las biografías (nada es tan fácil como cabría esperar en las páginas oficiales de estados Unidos), una vez allí teclee General Ramey en el buscador de oficiales, y nada, porvé solo con Ramey, y tampoco, con el nombre y el apellido, con el nombre la inical del segundo nombre, con primero, segundo nombre y apellido, con la graduación y todas las combinaciones posibles, probé todos lo que se puede probar. El resultado fue siempre el mismo: Nada; El General Roger Maxwell Ramey parecía no haber existido en la historia de la USAF. 
No ocultaré mi sorpresa al comprobar que un General, veterano de la 2ª. Guerra Mundial, Comandante en Jefe de la Base Aérea de Fort Worth, al mando del primer escuadrón de bombarderos de largo alcance con capacidad atómica que tuvo EE. UU. en su historia, no mereciera ni tan siquiera un par de líneas biográficas para las Fuerzas Aéreas. Así que seguí buscando para encontrar una explicación, en algún sitio tenía que haber una biografía oficial de aquel general, nada, ni un apunte, ni una referencia. Solo una web privada dedicada a recoger biografías de generales de todos los ejércitos del mundo, había recopilado el historial militar de Ramey, cosa esta que no deja de ser igualmente curiosa. Tal vez el hecho de que el General se jubilase tempranamente después de haber desempeñado destinos más honoríficos que ejecutivos, para dedicarse a trabajar para empresas privadas, explicase el olvido voluntario del cuerpo de ejército en el que prestó sus servicios.
Lo peor que tienen estas cosas aparentemente “raritas”, es que despiertan la curiosidad. Y mi curiosidad me llevó a preguntarme que habría sido de las biografías del resto de implicados en el caso Roswell: Brazel: el granjero, Wilcox: el Sheriff del Condado, Haut: el Teniente del comunicado inicial, Blanchard: el Coronel “redactor” del comunicado Roswell, Jesse Marcel: el oficial de Inteligencia Militar … ¿Qué encontraría de todos ellos?, o mejor: ¿Encontraría algo?.
A un servidor le gustan los misterios, especialmente los misterios OVNI, y mucho, pero uno siempre intenta empezar por lo fácil, que para lo que da mucho trabajo o es simplemente imposible de encontrar siempre habrá tiempo, así que pensé que lo más fácil seria empezar por el Coronel Blanchard, aquel que teóricamente metió la pata escribiendo un comunicado de prensa en el que se afirmaba que la USAAF había capturado un Platillo Volante, un Coronel de “corta carrera” pensé para mis adentros, asi que empecé a buscar, para descubrir cuanto habría tardado al Fuerza Aérea en deshacerse de él. Craso error, medallas para parar un tren, para acabar su carrera como General de Cuatro Estrellas en el Pentágono, como uno de los hombres mas poderosos de las Fuerzas Armadas estadounidenses. Acabó su carrera en su despacho oficial a los 50 años de edad víctima de un infarto. 
¿Qué dirá la Fuerza Aérea de Blanchard?. Volví sobre mis pasos a la web oficial de la USAF, y a la primera, sin tener que complicarme la vida, encontré su biografía. A ver como explican su participación en el “incidente”, pensé. Sencillo, Blanchard, según la biografía oficial, no aterrizó cerca de Roswell hasta casi dos años después. Cuando fue destinado a Fort Worth, lo cual es cierto, pero antes pasó un tiempecito en Roswell, después otro destino temporal, como para quitarse de en medio y enseguida de nuevo al Grupo 509 de Bombarderos, pero esta vez en Fort Worth, como director de operaciones del Comando Aéreo Estratégico de la 8ª Fuerza Aérea. Todo un señor ascenso para alguien que aparentemente había metido la pata hasta el ombligo apenas un año antes. Pero claro, en su biografía Roswell no aparece ni como una insinuación, simplemente para un desconocedor del incidente, que leyera la su historial militar, Blanchard jamás fue el Comandante en jefe de la Base Aérea de Roswell, que hay que decir que unos cuantos años después fue “degradada” a base conjunta aeronaval de la reserva naval de EE. UU.
Todo empezó a parecerme un poco raro, era algo así como una ocultación delante de los ojos de todos los curiosos. ¡Imaginaciones! Pensé. Veamos que se puede saber de Haut, el Teniente que entregó el comunicado de marras a la prensa. Para no extenderme mucho, de él hay algo más de información, pero por que abandonó las Fuerzas Aéreas muy pronto, y se pasó al “bando contrario” afirmando o insinuando que Roswell, tal vez si, había sido un accidente extraterrestre.
¿Y Brazel?. El hombre que encontró los restos. No es fácil hacerse una idea de la vida de este hombre, donde estaba y con quien cuando el incidente, la fecha exacta de éste y con cuantos oficiales y cuantas veces había acudido al lugar de los hechos. Cuesta, pero se puede encontrar información, aquí y allá, es como un puzzle que hay que recomponer. Lo más interesante de Brazel es que empezó por ser un hombre muy hablador y expansivo respecto al incidente, a ser un hombre callado y huraño que nunca en su vida quiso hablar del caso, después de haber pasado una semana en guardia y custodia de las Fuerzas Aéreas de Roswell, y –aparentemente- habérsele dejado muy, muy claro que si volvía a abrir la boca ni él ni su familia serian excesivamente felices.
De entre todos los actores más conocidos del Incidente Roswell, aún nos queda el Sheriff del Condado George Wilcox, busqué, busqué y busqué. Infructuosamente, ni tan siquiera es posible descubrir –por lo que figura en la red- en que año nació ni en que año murió. Puesto en contacto con el Condado de Chaves, me dijeron que nació en el año 1894 y que murió en el 1961, y aún espero que el actual Sheriff del Condado pueda aportarme algún dato biográfico más. Todo lo que se puede encontrar hace referencia a apenas los 10 días en que su vida fue invadida por un crash que debió maldecir el resto de su existencia. A parte de esto, en la red se pueden encontrar unas pocas entrevistas con algún miembro se su familia, parece –nada es seguro en el caso Roswell- que después del incidente no se volvió a presentar a las elecciones de Sheriff, que también se le dejó claro que de su falta de ganas de hablar dependía la seguridad y bienestar de toda su familia. Suposiciones aparte, poco más sabemos de Wilcox.
Hay dos actores más en este melodrama sureño: Marcel (inteligencia militar) y Cavit (CIC – Comtra-inteligencia militar). Del primero se pueden encontrar algunos datos biográficos (extraoficiales, naturalmente), fotos de la época (igual que con los otros protagonistas del incidente), y algún fotograma extraido de entrevistas y documentales en los que participó en su vejez. Del segundo … es como un fantasma, un auténtico “agente secreto” de la vieja escuela, sin información militar ni oficial ni extraoficial, ninguna foto de la época, solo las menciones que en los relatos le dedicaron el resto de los intervinientes en el incidente. Solo en una ocasión (que se pueda encontrar en la red), bajó la guardia, en su vejez, un articulista menciona una entrevista que le hizo referente a Roswell, y en su artículo incluye una foto pequeña y de mala calidad de un Cavit ya muy envejecido. Como es la única foto disponible, es imposible saber si ese hombre era realmente Cavit.
Si todo este monumental y “silencioso” embrollo se forjó más allá de los límites del rancho JB Foster, simplemente porque un globo sonda espía cayó en medio de la nada de las áridas tierras del Condado de Chaves en Nuevo México, realmente alguna cosa funciona muy mal en las altas esferas del Gobierno Federal de estados Unidos. Ahora bien, si todo lo relatado es consecuencia de una necesidad real del Gobierno USA, habrá que llegar a la conclusión lógica de que algo realmente excepcional ocurrió en aquel rancho polvoriento, y no fue precisamente que un globo espía decidiera desinflarse en aquella zona, para desgracia –especialmente- del capataz del rancho el señor Mack Brazel y para el Sheriff George Wilcox, y tal vez para algunos otros más, menos para el inefable Blanchard.

Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos

No hay comentarios:

Publicar un comentario