jueves, 10 de abril de 2014

Curiosity llega a uno de los sitios clave para estudio de la vida en Marte

El lugar, llamado Kimberley, tiene cuatro tipos de roca distintas. Rover pasará al menos un mes analizando muestras del área.
por Cristina Espinoza - 09/04/2014 - 10:41



Está menos comunicativo en su cuenta de Twitter, pero Curiosity, el rover de la Nasa en Marte, no ha dejado de avanzar en su recorrido por el planeta rojo. La agencia espacial estadounidense anunció que hace una semana alcanzó una nueva estación: un área llamada Kimberley -en honor a una zona similar en Australia-, donde se detendrá por al menos un mes para analizar sus rocas.

El año pasado, tras siete meses en Marte y habiendo recorrido unos 400 metros desde su lugar de aterrizaje, Curiosity ya detectó que existió un ambiente favorable para la vida en el planeta y que este persistió por cientos o miles de años. Esa fue la razón por la que se quedó tanto tiempo estudiando rocas en Yellowknife Bay.

Pero su objetivo principal siempre fue avanzar hacia el monte Sharp, una montaña de 5.500 metros de altura, en cuya base podría haber minerales que contengan agua, lugar que el rover tiene programado llegar a mitad de año.

En julio de 2013, el rover inició el recorrido de ocho kilómetros hacia el monte y, aunque le quedan más de dos kilómetros para la meta, volverá a detenerse en Kimberley, lugar donde imágenes del orbitador MRO, de la Nasa, muestran que hay cuatro tipos diferentes de roca, que lo hacen un sitio ideal para buscar rastros de vida.

"Este es el punto en el mapa al que nos hemos estado dirigiendo, en una pequeña subida que nos da una gran vista para obtener imágenes de contexto de los afloramientos (exposición de la roca madre o antiguos depósitos en la superficie) en la región de Kimberley”, dijo en un comunicado Melissa Rice, del Instituto de Tecnología de California y líder del estudio en esta etapa.

"Es importante para nosotros comprender los afloramientos en Kimberley porque esas rocas pueden estar relacionadas con lo que veremos en la misión al monte Sharp. Queremos comprender cómo se formaron esas rocas y si son tan antiguas como las de la montaña o quizás mucho más jóvenes. También queremos comprender si los sedimentos en esas rocas fueron transportados ahí por agua y si así fue, si pudo haber sido un ambiente húmedo capaz de sostener vida", dijo Rice a La Tercera.

Aunque Curiosity no es una misión que detecte vida directamente, el equipo utilizará instrumentos como SAM para buscar moléculas orgánicas, que son constructoras de bloques de vida. De acuerdo a Rice, algunas de las rocas en Kimberley son muy distintas de otros afloramientos que Curiosity ha estudiado. "Antes de llegar a Kimberley, nunca habíamos estudiado rocas estriadas. Hay topografía incluso más impresionante aquí que la que hemos encontrado previamente. Ahora mismo estamos analizando nuestras primeras observaciones en Kimberley y pronto haremos nuestras primeras interpretaciones de la química y mineralogía de esas rocas".

En su detención en Kimberley, la más larga desde su paso por Yellowknife Bay, Curiosity pasará varias semanas recolectando muestras de perforación y realizando análisis de laboratorio de las rocas. Su objetivo es aprender más acerca de las condiciones habitables del planeta y los cambios ambientales.

“Kimberley tiene una estratigrafía interesante, compleja”, dijo John Grotzinger, científico principal de la misión a Universe Today. Se refiere a que las rocas muestran señales (rayaduras) que pueden haber sido producidas por el paso de unas sobre otras.


Siguenos en Facebook Síguenos en Twitter Siguenos en Google+ RSS podcast Escribenos

No hay comentarios:

Publicar un comentario