viernes, 11 de julio de 2014

Asfixia: La causa de muerte de dos crías de mamut que vivieron hace más de 40 mil años

Nuevos análisis indican que Lyuba y Khroma, cayeron a un agujero con barro, del que no pudieron salir.
por A. T. D. - 10/07/2014 - 12:48






© Francis Latreille / Michigan University. Lyuba


Tras los análisis realizados a los restos de Lyuba y Khroma, dos crías de mamut encontradas en perfecto estado de conservación, científicos han podido conocer los detalles de su muerte, ocurrida hace más de 40 mil años atrás.

Lyuba, es una cría de mamut hallada por pastores de reno en Siberia el año 2007. Luego de los análisis realizados con tomografías computarizadas, expertos pudieron concluir que el pequeño mamut cayó en un agujero de barro, debido a que hallaron sedimentos obstruyendo su boca, esófago y tráquea. Esto indicaría que se asfixió, y como su cuerpo era tan pequeño, no tuvo la fuerza para salir del lugar.

Además, y a partir de los estudios dentales, los científicos determinaron que este ejemplar murió 30 a 35 días después del nacimiento.

El cuerpo de este Lyuba -que significa amor en ruso-, tenía 85 cm de alto y 130 cm de largo, y actualmente es exhibido en el Museo de Historia Natural de Londres.



KHROMA

En esta investigación también se analizó el cuerpo de Khroma, otro bebé mamut encontrado en Siberia en el año 2008, a unos 5.000 kilómetros de donde fue hallado el cuerpo de Lyuba.

Según los análisis, Khroma murió en las mismas circunstancias que Lyuba, pero entre los 52 y 57 días de vida. Además, los análisis señalan que presentaba una fractura en la espalda, generada probablemente por la caída.

En su estómago también se encontraron restos de leche no digerida.

Daniel Fischer, paleontólogo de la Universidad de Michigan y autor principal del estudio que aparece en el Journal Pelontology, señala que "esta es la primera vez que alguien ha sido capaz de hacer un estudio comparativo del desarrollo del esqueleto de dos crías de mamuts (...) lo que ha permitido "documentar los cambios que ocurren en el cuerpo de un mamut en desarrollo".

En tanto, el co-autor Zachary T. Calamari, del Museo Americano de Historia Natural, señala que "estos dos mamuts exquisitamente bien conservados son como dos instantáneas en el tiempo. Podemos usarlos para entender cómo factores como la ubicación y la edad influyeron en la manera mamuts se convirtieron en los grandes adultos que nos cautivan hoy".

No hay comentarios:

Publicar un comentario