blogger counters

miércoles, 13 de mayo de 2015

11 de Mayo del 2015, ¿vuelven los ovnis a Montserrat?



     Los 11 de cada mes, como viene siendo habitual desde hace más de tres décadas, son el punto referencial de los interesados en el tema ovni en Cataluña, España y en gran parte del planeta. La montaña mágica de Montserrat recibe a decenas de personas, que llegan a la conocida “explanada de los avistamientos”, con diferentes formas de hacer y pensar, pero reunidos bajo la curiosidad que representa el fenómeno ovni en sí.
    El pasado 11 de Mayo del 2015 no fue una excepción, y a pesar de ser lunes hubo una asistencia elevada, tanto en el Hotel Bruc, punto de encuentro habitual, como después en el lugar de concentración, al que llegó el contactado catalán Luís José Grífol sobre las 00:05 horas de la madrugada. Aunque, según nos informaron varias personas, ya había gente allí desde las 22:00 horas.


Montserrat, los ovnis y Luis José Grifol


    El 29 de Agosto de 1983, el periódico El País, publicaba un artículo, firmado por el periodista Enric Calpena donde hablaba, precisamente, de  Luís José Grífol Gutiérrez, que por aquel entonces tenía 39 años, y solo habían pasado unos pocos años desde el inicio de los 11. Voy a reproducir parte de dicho artículo porque sirve a forma de resumen, para los que conozca por primera vez de este interesante caso, tanto por la fenomenología en sí como por el carácter social del asunto.


     Los 11 de cada mes aglutinan en Montserrat aficionados y curiosos del tema ovni


“El hormigueo le empezó una noche de 1977. "Me recorría el cuerpo una extraña sensación", afirma mientras intenta no mirar, un poco nervioso, al fotógrafo, "que no supe entonces a qué atribuir. Salí al balcón, para no asustar a mi familia, y entonces vi unas luces en el cielo, justo encima de mi cabeza, que se desplazaron hasta desaparecer por el horizonte". A los pocos días el hormigueo volvió y el fenómeno de las luces también se repitió. "Entonces ya me di cuenta de lo que ocurría. Había una evidente relación entre la sensación y las luces que se movían por el cielo". A partir de entonces las premoniciones empezaron a ser habituales. "Tuve varios sueños en los que se me anunciaba cuándo y dónde se iban a observar apariciones, que siempre fueron confirmadas por recortes de prensa", señala. Luego empezó a visitar la montaña de Montserrat, la montaña santa de Cataluña. "Allí he hecho innumerables contactos con ovnis. Lo que avala la autenticidad de mis contactos es que conmigo han visto ovnis en Montserrat cientos de personas de toda clase y condición", afirma Grífol. A partir de 1977, las visiones, contactos telepáticos y avistamientos de ovnis se sucederán en la vida de Grífol. "No hace falta un contacto directo, como el que tendríamos con cualquier persona. Para Ellos", con mayúscula, porque según Grífol es necesario tenerles un gran respeto, "es más fácil mantener contactos telepáticos que directos con los humanos". Está convencido de que los extraterrestres son ángeles que velan sobre nosotros, "como perros pastores que cuidan el rebaño humano".


   Datos a destacar del 11 de Mayo del 2015

         Dibujo realizado por Luís José Grífol sobre lo visto el pasado 11/05/2015


    Sobre las 01:23 de la madrugada un objeto volador no identificado fue avistado por gran parte de los presentes en la “explanada de los avistamientos”, coincidiendo con una ligera indisposición del contactado catalán. Lo observado, según describía el propio Luís José, y parte de los presentes fue un bólido con una estela azul verdosa, que pudieron ver bien, quienes estaba situado en la dirección indicada previamente por Grífol, porque su paso fue de unos pocos segundos, pero los suficientes para poder apreciarlo, al menos aquellos que tenían su visión orientada hacia esa parte de la bóveda terrestre.
    Al terminar la charla, Luís José Grífol, mientras se dirigía a su vehículo e intentaba recuperarse de su malestar corporal, se dirigió a mí para que hiciera público lo que pasó esa noche en la montaña Barcelona y por ello, precisamente, estoy escribiendo este texto. No puedo dar mi testimonio sobre lo visto porque me encontraba, casualmente, en posición contraria a lo avistado y cuando me di la vuelta para ver lo que casi todo el mundo estaba viendo ya fue demasiado tarde. No puedo describir lo que no he visto, pero no puedo negar que muchos asistentes sí lo vieron y describían un objeto similar, otra cosa será ya encontrar el origen concreto de lo avistado.


           Luís José Grífol entrevistado el 11 de Junio del 2010



    Según el propio Grífol: “los Señores del Cielo escribieron otra página memorable de los Contactos Mental visuales. Que os hagáis con relatos de gente de vuestra confianza que vivenciaron la sorpresiva e imponente respuesta de ELLOS por petición de una trayectoria en el cielo, de cuatro palmos horizontales de la mano extendida dirección Venus, partiendo desde el centro del macizo montserratino, según propuse y convine previamente con todos los presentes, y que ELLOS satisfacieron exactamente y con creces, cuando yo agotado estaba a punto de desmayarme por no haber comido apenas, y haber hecho muchas cosas, y con el consentimiento de quienes tenía justo a mi lado, me apoyaba en esas personas. Su encendido lo hicieron  fluorescente verde esmeralda con rastro doble y tintes plateados y azul turquesa en el centro”.

                 Sergi Alegre, nos comenta su experiencia
    

    Una de las personas allí presentes, que pudo ver lo que comentaba el contactado catalán, fue el arquitecto Sergi Alegre que comentaba sobre lo que visto que: “era una especie de destello en movimiento desplazándose en línea recta de derecha a izquierda, o sea, de Este a Oeste (tal como había pedido Grífol). Era bastante más grande que las estrellas fugaces y se iluminó durante un segundo aproximadamente. Se podían apreciar trazos de chispas en la parte superior e inferior. El color era azulado plateado. Al menos así es como lo percibí yo”. Alegre me enviaba un dibujo para ilustrar lo que allí se vio para poder describirlo más gráficamente.

                                                                                          

    Recreación de Sergi Alegre de lo visto el 11 de Mayo del 2015 en Montserrat


    Rafa Ruíz, de “El Espacio Abierto”, nos hace una breve crónica de lo vivido por él en la zona de concentración de los días 11: “al llegar a la explanada de los 11 nos encontramos con un número inusual de asistentes, tratándose de un lunes del mes de mayo. El cielo se mostraba extraordinariamente claro y sin luna visible, por lo que podíamos disfrutar de un espectacular tapiz estrellado como pocas veces he contemplado desde Montserrat. Pese a la claridad de la noche, las famosas luces trazadoras no hicieron a penas acto de presencia, por lo que todo el acto lo protagonizó Luís José Grífol, que se extendió prácticamente hora y media conversando con los asistentes y contestando a todas las preguntas que realizaban los más curiosos. Cabe destacar que al inicio de su charla, pidió a “los de arriba”, como él los llama, que en caso de mostrarse, lo hicieran por cierta zona que él mismo eligió.
Hacía tiempo que sentía curiosidad por conocer de viva voz de Luís José la experiencia que vivió en esa misma explanada junto a unos jovencísimos Javier Sierra y Manuel Carballal en la noche del 23 al 24 de junio de 1987, así que me atreví a preguntarle al respecto. Haciendo gala de su amabilidad, Luís José se recreó en contar la experiencia, añadiendo detalles que hasta ese momento yo desconocía. Mientras recordaba lo acontecido aquella noche, Grífol mostró síntomas de indisposición, lo que causó que tras terminar de relatar su vivencia despidiera la reunión. Pidió disculpas por tenernos que abandonar, se excusó por no encontrarse muy bien y en el preciso instante de terminar sus palabras, una multitudinaria exclamación de gran parte de los allí presentes arrancó un aplauso de todos los asistentes. Según me comentaron varios testigos, justo en el lugar donde Luís José había solicitado hora y media antes que se mostraran “los de arriba”, un bólido de considerable tamaño, cruzó la zona dejando tras de sí una prolongada estela azul verdosa que permaneció varios segundos en el firmamento. Por desgracia, yo me encontraba de espaldas a esa zona y no conseguí girarme a tiempo, pero la gran exclamación que arrancó no me deja lugar a dudas de que aquello, fuera lo que fuera, ocurrió”.


     De izquierda a derecha: Rafa Ruíz, Luís José Grífol y David Cuevas. Hotel Bruc


 
    El periodista David Cuevas, presente en la explanada el pasado 11 de Mayo del 2015, me comentaba que: "toda una experiencia. Evidentemente, han sido muchos años escuchando de aquellas ya míticas ufo-quedadas de los días 11 en Montserrat con un maestro de ceremonias de lo más peculiar. Carismático, culto y contactado, Luís José Grífol sigue manteniéndose, a sus más de 70  años, como la única referencia periódica en ciernes de estas características. Mis expectativas ante tamaño hecho cuyos tintes sociológicos me han seducido desde siempre, han quedado intactas.
La cerca de hora y cuarto de discurso de Grífol me mantuvo ensimismado. Aquella comunión con buena parte de los allí congregados es algo digno de ver, observar y estudiar. Entre peculiares repasos a la actualidad, teorías varias, alguna que otra petición a los “seres del cielo” y hasta con turno de preguntas incorporados, la noche del pasado 11 de mayo de 2015 la guardaré en mi retina hasta el fin de mis días. Mención aparte merecen las casi hirientes bromas que, de vez en cuando, se atisbaban de fondo por parte de algunos imberbes de cerebro plano que, pese a lo que digan, no querían estar ahí. Una falta de respeto que se vio compensada por la tan infinita como cósmica paciencia del líder “de la manada”. Tal y como comenzaba mis palabras, me reafirmo en que fue toda una experiencia a la que espero volver".  

     Luís José Grífol el pasado 11 de Mayo del 2015. Fotografía: David Cuevas



    Cristina Olivé, restauradora de profesión, me comentaba que: “era la primera vez que me acercaba a la reunión del día 11 en la montaña de Montserrat. Me asombró la cantidad de gente que llega a reunirse, aunque observé que muchos iban simplemente para pasar el rato y divertirse un poco, pero entre tanta gente había los que buscan una respuesta, un contacto o confirmar que no estamos solos en el universo. Gente seria e interesada en que algo sucediera....
    Llegué a las 22:30. El cielo estaba despejado, con un clima perfecto. Éramos cinco personas solo en la explanada, en silencio esperábamos que algo sucediera y de pronto un punto de luz fijo en el cielo empezó a moverse de golpe a toda velocidad desde Olesa de Montserrat hasta perderse detrás de la montaña dirección Manresa. Alguien dijo que podía ser la Estación Espacial Internacional que cruzaba el cielo. Miramos la hora para averiguar si podía ser eso y confirmarlo después. A partir de ese momento se vieron muchos puntos de luz parecidos a estrellas que se movían de golpe en cortos trayectos. Eran como fichas de ajedrez que cambian de posición en un tablero. No eran tráfico aéreo ni estrellas fugaces pues eso se distinguía claramente en la inmensidad del cielo. La explanada fue llenándose de gente con ganas de diversión y fue entonces cuando dejó de verse movimiento en el firmamento. Habían pasado más de dos horas y media desde que llegué...
    ¿Que vimos? No lo sé, sinceramente. Aunque sí sé lo que no eran. No eran ni aviones, ni estrellas fugaces, y tampoco creo que fueran satélites. Sus direcciones y rumbos eran demasiado erráticos para serlo y recorrían desde nuestra distancia cortos trayectos para desaparecer en el cielo de golpe. Si todo el mundo que asiste se tomase en serio lo que allí se intenta hacer, en silencio, con concentración, seguro que los avistamientos no se harían esperar, pero el ambiente festivo no facilitaba la tarea.
     En conclusión, tal vez para contactar no haga falta ir el día 11. Montserrat es un punto mágico y telúrico, con una visión del cielo increíble, libre de luces, y seguro que cualquier día es bueno para "ver" que algo se mueve en el cielo, hablando mentalmente con nosotros...¿Volveré? ...seguramente. Si la primera vez ya "vi" algo, ¿qué sucederá la segunda?”.


          Cristina Olivé, en uno de los miradores de la Abadía de Montserrat


    Me puse en contacto con el Servei Meteorològic de Catalunya intentando averiguar qué puedo suceder aquella noche en el macizo de Montserrat, situado a 50 kilómetros al noroeste de Barcelona, entre las comarcas de la Anoia, del Bajo Llobregat y del Bages.Nosotros no tenemos constancia, pero puede ponerse en contacto con el Observatorio Fabra para ver si ellos tienen alguna información”, fue la respuesta del Meteo.cat.



           Jorge Onsulve, presenta y dirige La Fábrica de la Ciencia


    Intentando encontrarle una explicación lógica a lo observado el pasado 11 de Mayo del 2015 le consulté a Jorge Onsulve, divulgador científico y presentador del programa radiofónico, La Fábrica de la Ciencia en Ràdio Gavà (Barcelona). Según Onsulve: “Cada día caen cientos objetos que, por suerte para nosotros, se disgregan en la atmósfera. La fricción y las altas temperaturas alcanzadas en las capas altas realizan una función protectora. Partículas de roca, hielo, incluso a veces restos del fuselaje de satélites, iluminan las noches. Se calcula que varias toneladas de estos objetos desaparecen en la atmósfera y un porcentaje bajísimo impacta con la tierra. Hay que recordar que una partícula de pocos milímetros puede provocar un destello fácilmente observable. Parece ser que lo que observasteis el otro día en Montserrat podría tratarse de una de estas partículas, o incluso un objeto de mayor tamaño, pero no suele impactar con el suelo. Lo que me dices que era de color verde, bueno puede ser debido a la atmósfera o a la refracción solar si lo observasteis a primera hora de la noche”.



                    Antonio Bernal, astrónomo del Observatori Fabra (Barcelona)
    

    Antonio Bernal, astrónomo del Observatori Fabra del Tibidabo, en Barcelona, me comentaba, tras describirle los testimonios de lo visto en Montserrat este pasado 11 de Mayo: “por la descripción que hace, se trata efectivamente de un bólido que es producido por un cuerpo que penetra a la atmósfera superior a gran velocidad y se desintegra por el calor generado. Puede tratarse de un trozo de roca de unos pocos centímetros de diámetro que son los que suelen dejar una estela luminosa durante unos segundos. Podría tratarse de un fenómeno esporádico o también podría pertenecer a una de las lluvias de meteoros que ocurren durante el año, quizás a las Eta Acuáridas, que son de esta época. Pero eso sólo se podría saber si se conoce con exactitud la trayectoria del bólido”.



   Jorge Núñez, catedrático Departamento de Astronomía y Meteorología de la UB


    Jorge Carlos Núñez de Murga, catedrático del Departamento de Astronomía y Meteorología de la UB y académico numerario de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona (RACAB), nombrado nuevo director del Observatorio Fabra, a finales de Febrero del 2015, me comentaba, sobre lo visto en Montserrat, que: “Con seguridad se trató de un bólido tal como apuntas. He consultado la web de la Red de Investigación sobre Bólidos y Meteoritos http://www.spmn.uji.es/ESP/SPMNlist.html y no hay registros para esa noche. Esa misma página ofrece la posibilidad de reportar vuestra observación”.
   
    El punto negativo de la noche, como suele ser habitual, fue la presencia de diferentes núcleos de botellón improvisado, con la consumicción de bebidas alcohólicas y otro tipo de sustancias, además de la mofa de lo que allí estaban presenciando. Cada cual es libre de hacer lo que le venga en gana, pero en lo personal desplazarse hasta allí para eso es algo, que al día de hoy, a mí me tiene intrigado
    Desde que mi padre, que en paz descanse, nos llevó a mi hermana Marisol y a mí por primera vez, han pasado ya más de treinta años, por lo que de una u otra manera, mi vida ha ido ligada al fenómeno ovni de Montserrat y al caso de Grífol, al que en lo personal le tengo un gran aprecio, porque su trato siempre fue cordial, además de no haberle visto jamás lucrarse de sus presuntos contactos, tal y como han hecho, hacen y harán diferentes contactados/as alrededor del orbe terrestre. No voy a entrar en el posible origen de lo observado allí, a lo largo de todos estos años, pero lo que sí que está claro es que los 11 de cada mes numerosos aficionados y sobre todo, curiosos, se siguen acercando a la “explanada de los avistamientos” en busca de respuestas algunos y otros en busca de pasar un rato de diversión y relajación. Sea como sea sigue siendo un lugar a tener en cuenta a la hora de visitar, aunque siempre hay que tener el espíritu crítico por delante. Observar todo, preguntar y mirar todos los detalles que acontecen para luego formarse una opinión propia sobre qué puede haber de real o no en este caso en concreto.


       El autor del reportaje en la, aún, "explanada de los avistamientos" el 11/09/2008

Más información:



Nota: Si has tenido alguna experiencia similar en Montserrat el pasado 11 de Mayo del 2015 (o en otras fechas) puedes comunicarte conmigo a contacto@enlabusquedaradio.com o en twitter @jarsroldan1


3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Hola buenas, quisiera decir al respecto del tema que realmente ni hace falta que sea 11 ni estar en montserrat para ver un ovni. He estado presencialmente varias veces en la esplanada los dias 11 y si se ve lo que describen, tambien e de decir que no los e visto en ese lugar unicamente y que no estaba yo solo. ¿Ver para creer? Mas bien se consciente y abre los ojos para mirar...
    Porcierto, es muy incomodo encontrarse a los parasitos botelloncistas que asisten.. rompeis todo el clima y solo conseguis entorpecer a las personas asistentes.. hacednos un favor.. quedaros en portginesta...

    ResponderEliminar
  3. Anónimo así es. Tenemos registrados muchos casos en Montserrat que no son el día 11 y lo del botellón hace años que pasó de castaño a oscuro. Saludos

    ResponderEliminar