miércoles, 18 de noviembre de 2015

Más cerca de la telepatía: así se envía un mensaje entre dos mentes a miles de kilómetros


Por Zuberoa Marcos | 18-11-2015


Giulio Ruffini. CEO y CTO de Starlab





Hasta ahora la telepatía – transmisión de pensamientos entre personas- era una materia apasionante y adecuada para que Iker Jiménez creara un par de horas de (excelente) show televisivo. O para que Uri Geller, famoso por doblar cuberterías, se luciera en teatros de medio mundo con sus trucos y engordara su cuenta corriente. Pero ahora, gracias a las investigaciones de científicos españoles, la telepatía también es una nueva tecnología que permite que dos seres humanos se comuniquen de cerebro a cerebro a través de Internet aunque estén situados a miles de kilómetros de distancia.

De momento, tal y como explica Giulio Ruffini, uno de los artífices de este descubrimiento, lo que pueden transmitir son pensamientos muy simples. Tan simples como “hola” y “adiós”. Conceptos que pueden ser delimitados con unos y ceros o, lo que es lo mismo, con síes y noes. Al lado de la pirotecnia de los prestidigitadores y mercachifles del mentalismo, puede parecer poca cosa, pero en realidad es un avance tecnológico asombroso que continúa desarrollándose y tendrá, en breve, aplicaciones prácticas.

Porque, tal y como describen en su web, ese es el fin último de Starlab, la empresa que fundó Ruffini junto a su mujer Ana Maiques en el año 2000 tras la quiebra de la compañía en que ambos trabajaban. Definen su objetivo como “transformar la ciencia en tecnología que tenga un impacto positivo en la sociedad”. Es decir, salir del laboratorio para instaurar sus descubrimientos en lo cotidiano. Precisamente de Starlab surgió un spinoff llamado Neuroelectrics que aspira a reinventar la forma en que hasta ahora hemos venido observando y tratando el cerebro humano. Descubrimientos como la “telepatía” que explica Ruffini forman parte de estas investigaciones, que apuntan a ayudar a los pacientes a recuperarse de varias patologías como el dolor crónico o derrames cerebrales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario