blogger counters

martes, 22 de noviembre de 2016

El polémico 'profeta' sudafricano que 'cura' con un pesticida


El autoproclamado profeta Lethebo Rabalago rocía a los feligreses con 'Doom' para curarles

Asegura que el spray puede curar cualquier tipo de dolencia además del cáncer y el VIH

CAROLINA VALDEHÍTA. Ciudad del Cabo21/11/2016 19:38

Si algo tienen las redes sociales es su capacidad de hacer llegar la información, por absurda e inverosímil que sea, hasta un amplio público y en un tiempo récord. Ese ha sido el caso del sudafricano Lethebo Rabalago, quien se ha autoproclamado profeta y ha visto como su doctrina de salvación pasaba del éxito a la crítica en cuestión de horas. El joven pastor asegura a los miembros de su congregación que el pesticida "Doom", cuyo propósito es el de acabar con las hormigas, cucarachas y demás insectos del hogar, es también el método infalible para ayudar a dolores corporales e incluso el cáncer y el VIH.

Durante este fin de semana se llevó a cabo un servicio religioso en la región de Limpopo, situada en el noreste del país. Como buenos adaptados a las nuevas tecnologías, la orden religiosa para la que suele ofrecer sermones, Mount Zoin General Assembly (MZGA), colgaba horas después en su página de la red social Facebook fotografías de la misa del domingo. Sin censura. Y precisamente ha sido esa ausencia de censura la que les ha llevado a estar en las páginas de los periódicos sudafricanos, en las redes sociales e incluso en la prensa internacional.

No sólo resaltan los beneficios del pesticida 'Doom' a la hora de curar a los enfermos, sino que han compartido fotografías del momento específico en el que el pastor rociaba a distintas personas. En las imágenes se puede apreciar toda la secuencia del rociamiento del spray: el antes, el durante y el después. Junto al documento gráfico, una explicación sobre la dolencia o enfermedad de la persona en concreto. Como ejemplo, el caso de Maggie Maluleka: "El profeta me roció con 'Doom' y desde entonces mi oído se ha curado y tampoco siento ningún dolor de vientre". La joven aseguraba que no había vuelto a tener el periodo desde que dio a luz a su hijo en enero de 2014 y que sufría dolores en el oído.



En una conversación telefónica con este diario, Rabalago se mantenía en su creencia: "Con Dios todo es posible. Siempre hemos usado 'Doom' para curar a la gente y nunca nadie se ha quejado en el pasado, sino que les ha ayudado". El falso profeta, que asegura que es profeta desde que su madre le tenía en el vientre, defiende su práctica alegando que "nada puede hacer daño a la gente si tienen en su interior el espíritu santo". Igualmente aseguró que no sólo utilizaban el pesticida 'Doom' para sus artes curativas, sino que "cualquier cosa" les servía, como "flores o petróleo". Al cabo de unos minutos tras una ferviente defensa de sus métodos curativos no tradicionales, comenzó a ponerse nervioso y reconoció no tener conocimientos médicos antes de dar por finalizada la llamada. Sin quererlo, el profeta del spray se ha convertido en el hombre del día.

Resulta llamativo que no sólo Rabalago sino su congregación, hagan apología del uso de estos productos químicos si bien las compañías que los producen advierten de los riesgos que puede tener un mal uso para la salud, como irritación de la piel, los ojos y las membranas. Por descontado, desaconsejan una fumigación directa al rostro y en su lugar recomiendan "lavarse con jabón y agua tibia en el caso de contacto con la piel, los ojos y la ropa". "Siempre y cuando se crea en el poder de Dios, nada puede salir mal", repetía una y otra vez. Aunque Rabalando aseguró a EL MUNDO que nunca ha recibido ningún tipo de denuncia de particulares ni de las autoridades, una comisión del gobierno ha instado a cualquier persona afectada por sus recomendaciones a que presenten quejas.

La santería y la medicina tradicional continúan muy presentes en varios rincones de la sociedad sudafricana, especialmente en los lugares más pobres. Este caso particularmente ha supuesto el enojo de muchas personas a través de Twitter que han dicho que no deben tomarse "a risa" este tipo de prácticas que usan métodos alternativos y cuestionables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario