blogger counters

viernes, 30 de junio de 2017

Entrevista a Alfonso Ferrer sobre "Los fantasmas de la Candelaria"



Después de tres largos años de intenso trabajo de investigación, documentación, etc ha visto la luz la obra "Los fantasmas de La Candelaria", de Alfonso Ferrer y Alfredo Moreno, editado por 2.0 Books. Una intensa y ardua recopilación de testimonios de profesionales de la medicina, que de una u otra manera confiesan haber tenido un encuentro con lo insólito en un lugar en concreto.

Hoy, En la búsqueda, tenemos el placer de tener a Alfonso Ferrer, co-autor de este estudio, que nos hablará un poco más sobre qué podemos encontrar entre las hojas de “Los fantasmas de La Candelaria”


Gracias ante todo, Alfonso, por prestarte a este pequeño cuestionario y gracias, sobre todo, por la labor que llevas haciendo desde hace años como verdadero buscador de respuestas. Primera, y obvia, pregunta, ¿cómo surge la idea del libro y del tándem que conformas con Alfredo Moreno?

Gracias ti, Jose, por interesarte por este trabajo. La idea surge en el verano de 2012 cuando, en una reunión, Alfredo me traslada que tiene varias historias sobre fenómenos extraños en hospitales de Tenerife y que sería interesante volcarlas en un libro. Casualmente, al cabo de unos meses, me llegaron a través de una fuente independiente, otra serie de testimonios sobre apariciones, habitaciones secretas, experiencias cercanas a la muerte, etc, también en las mismas instalaciones. Ya no me quedaba duda de que nuestro destino durante los siguientes meses (años realmente) era el de llevar a cabo una investigación con entrevistas para publicar nuestro ensayo.



En el periódico canario La Opinión de Tenerife, en su edición del 26 de Abril del 2017, leíamos el siguiente titular: “Un libro asegura que hay fantasmas en el Hospital de la Candelaria”, lógicamente se refería a vuestro libro, ¿tal afirmación es real y hay pruebas suficientes y fehacientes para dicha afirmación?

El titular realmente fue un juego simpático del redactor de La Opinión que publicó esa nota. No, no hemos encontrado pruebas de que existan fantasmas en el Hospital de Nuestra Señora de Candelaria, ni de que haya vida después de la muerte. Sí nos hemos encontrado con una cantidad abrumadora de relatos de personas que creen sinceramente haber sido testigos de algo extraordinario. Son, en la mayoría de los casos, enfermeros y médicos, y sus experiencias son muy potentes. Esa circunstancia ya de por sí justificaba el trabajo. Que de esos testimonios se puede deducir que existe una realidad transcendente en estos hospitales ya corresponde al lector. El objetivo ya se habrá alcanzado si logramos un ejercicio de reflexión por su parte.


                                         Alfredo Moreno, Alfonso Ferrer y Francisco Javier Castro


A grandes, y resumidos, trazos, ¿qué puede encontrar el lector que se acerque a vuestra obra?

Se encontrará con testimonios que le harán replantearse que, en determinados lugares, puedan suceder hechos realmente misteriosos. Son los propios testigos los que nos cuentan estas cosas a través de entrevistas directas. Será el lector el que pueda palpar sin tapujos la perplejidad, en muchos casos el miedo, de quienes se han encontrado con experiencias que parecen absurdas. En el Hospital de La Candelaria hemos investigado grabación de psicofonías, apariciones de seres humanoides y anomalías eléctricas. En el Hospital del Tórax, observación de personas fallecidas, experiencias cercanas a la muerte y testimonios de personas que saben cuándo van a morir.



Las instalaciones de un lugar de estas características suelen ser de grandes dimensiones, pero hay siempre puntos, en cuanto a anomalías se refiere, más proclives a que se den hechos inexplicables, ¿ahí ocurre en puntos diferentes de los pasillos, en la habitación 307, en la 29...?

Eso que apuntas es muy curioso. Que los fenómenos se concentren en algunos lugares concretos, y no en otros, ya debe poner sobre la pista al investigador de que algo raro está sucediendo. En la habitación 29 del área de Cuidados Paliativos del Hospital del Tórax hemos descubierto que hasta 30 personas, según nos cuentan los responsables de este departamento, han visto la figura de un hombre con sombrero aparecer por la puerta, un hombre al que no conocen de nada y que en la mayoría de las ocasiones parece desvanecerse. ¡Esto lo han visto unas 30 personas que no se conocen de nada! Y ha ocurrido en los últimos cinco años.

En la planta 40 del Tórax (la última) también ocurría algo muy curioso en una de las habitaciones, y es que cualquier enfermo que entrara por esa puerta empeoraba considerablemente, según nos han contado los enfermeros. Hasta que un día se descubrió que había un falso tabique en esa estancia que daba a una habitación secreta. Y ahí lo dejo, por si los lectores quieren indagar un poco más en esta curiosísima historia.




En vuestro periplo investigativo, con el contacto directo con las personas que han ejercido medicina en el Hospital de La Candelaria había notado, y así lo hacéis constar en el libro, que muchos de ellos tenían sus propias creencias, no solamente con el caso, sino personales, ¿en qué puede influenciar todo eso a la hora de ver con una óptica u otra lo que allí presuntamente acontece?


Me imagino que las creencias determinan mucho la interpretación de un acontecimiento aparentemente extraño. Pero sí ha sido curioso comprobar cómo médicos y enfermeros, personas con una sólida formación académica, tienen sus propias creencias. Y en las distancias cortas no tienen reparos en trasladártelo. Me he encontrado con algunos que hablan de ideas budistas, cristianas, espíritas y paranormales, sin que ello quiera decir que sean profesionales menos competentes, ni mucho menos. Es más, estas creencias en muchas ocasiones les proveen de recursos que no se estudian en la universidad, y que les ayudan a afrontar situaciones diarias en las que se está entre la vida a la muerte. No es nada extraordinario que un enfermero te cuente que a los enfermos que están en fase agónica a los cuales les cuesta morir les diga que "vayan hacia la luz". Una forma de tranquilizar al paciente, supongo, y de facilitar ese último tránsito.


Al ser un hospital donde hay una sección para enfermos paliativos, como en tantos otros centros médicos, el paso de la vida a la muerte está muy presente y eso afecta al paciente, pero también a los propios facultativos y enfermeros/as que los tratan, ¿algo destacable en vuestra investigación sobre dicho punto?


Si te digo la verdad, cuando me interné por primera vez el área de Paliativos del Tórax (iba a entrevistar al director de esta planta) esperaba encontrarme con un lugar lúgubre y lleno de sufrimiento, pero lo que vi fue una estancia diáfana en la que se respiraba una especie de paz casi espiritual. Y en parte, esto hay que decirlo, es debido a la enorme profesionalidad del personal que trabaja aquí. Hacen todo lo posible para que el paciente que viene a pasar sus últimos días sufra lo menos posible. Suelo decir que este libro, en parte está dedicado a ellos, porque con su ejemplo diario de lucha contra la enfermedad y la muerte se convierten en auténticos héroes.




¿En qué punto se encuentra tu, vuestra, investigación en el Hospital de la Candelaria y cómo ha repercutido en la misma la publicación de “Los Fantasmas de la Candelaria”?

El libro está teniendo un recorrido excelente. Salió al mercado en noviembre del año pasado y ya debemos estar agotando la segunda edición. Realmente ha gustado mucho. Y no me extraña. Al ser un escenario local, hablamos de cosas que se cuentan en lugares por los que la mayoría de los lectores han pasado o pasarán.

La investigación sigue abierta. Y como suele ocurrir con este tipo de cosas, tras el pequeño sismo que ha supuesto la publicación, han surgido más historias. Es como si salieran de debajo de las piedras. En las firmas que hemos organizado hemos podido constatar que gran parte de los interesados en el libro es personal de hospitales, que muchas veces se hacen con él por un mero interés histórico o anecdótico, y en otras ocasiones, porque tienen una abierta inclinación hacia este tipo de historias sobrenaturales.

Hemos recogido más de una decena de testimonios, en las últimas semanas, que hablan de apariciones fantasmales y fenómenos pre mortem que casi darían para una segunda parte.

    Alfonso Ferrer, co-autor de "Los fantasmas de la Candelaria"


Hay una pregunta que no puede faltar en ninguna entrevista de ELB, y lógicamente tú no ibas a ser la excepción. Libre eres, eso sí, de contestarla o no, aunque nos encantaría que lo hicieses. La pregunta es, ¿has tenido, en lo personal, algún tipo de encuentro con lo insólito?. Y de ser positiva tu respuesta, ¿puedes compartirlo con nosotros?

En mi caso, fui testigo, en 2011, de una serie de luces anómalas en el cielo nocturno del sur de Tenerife, como si fuese una flotilla de ovnis. Y más que en mi caso, en mi entorno cercano, se ha dado algún episodio de telequinesis al que aún le sido buscando explicación y alguna foto extraordinaria de un ovni.



Aunque uno está en la otra punta del país siempre procuro estar al tanto de la gente que mueve el misterio en Canarias y siempre estoy, por eso mismo, informado de lo que vas haciendo, ¿me puedes adelantar, y por extensión a todos los buscadores, en qué proyectos andas metido?

Ahora mismo, sigo investigando. Recopilo historias silenciosamente, y acudo mucho a hemerotecas. Tengo planeado algún libro, pero no será de forma inmediata, y seguramente tenga algo que ver con ovnis, el tema que me llevó a esto que llamamos mundo del misterio.



Uno está metido en esto de los medios, sobre todo, para conocer casos, personas que se acerquen a mí en los distintos puntos donde divulgo para contarme sus experiencias, ¿qué tienen que hacer las personas que quieran hacer lo propio contigo?, ¿cómo ponerse en contacto contigo? Y lógicamente, ¿cómo conseguir “Los fantasmas de La Candelaria” de 2.0 Books, que publicas junto a Alfredo Moreno


Un gustazo haberte tenido en los medios de ELB y espero poder tenerte pronto, en la próxima temporada, comentándonos sobre tu libro y tus investigaciones, que son muchas e interesantes. Gracias por todo, Alfonso.

Quien quiera ponerse en contacto conmigo puede hacerlo a través de mi dirección de correo electrónico: alfonferrer@yahoo.es

"Los fantasmas de La Candelaria" se distribuye solo en Canarias, pero no habrá problema en pedirlo a través de internet a alguna de las librerías que operan en las islas, Agapea, por ejemplo. O bien poniéndose en contacto con la propia editorial (2.0 Books).

Gracias a ti, José. Un abrazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario