blogger counters

viernes, 17 de noviembre de 2017

Entrevista a Javier Arries. Magia en el Antiguo Egipto.



Estoy encantado tener otra vez en En la búsqueda a Javier Arries, todo un buscador inquieto y perseverante. Durante varias temporadas realizó en ELB la sección Galería de Personajes Insólitos y sigue colaborando en especiales...y además tenemos la gran suerte de tenerlo en esta caso en los micrófonos de ELB para que nos hable de su último libro: “Magia en el Antiguo Egipto. Maldiciones, amuletos y exorcismos” de Ediciones Luciérnaga



Muy buenas, Javier, ¿cómo estamos?...



¡Bien! En la compañía de buscadores, siempre bien.


Sabemos que eres un buscador...pero repasando tus libros, artículos, intervenciones en radio...vemos que tienes más vertientes y más usos que la navaja de McGyver, ¿cómo eres de compaginar tantas cosas?



Porque soy curioso, muy curioso. Desde que tengo uso de razón me interesa casi todo: las matemáticas, la astronomía, la física; pero también la historia, la antropología, la mitología… Y no me conformo con las versiones más trilladas o convencionales, me gusta encontrar caminos poco trillados o que te pueden llevar a lugares insospechados. Vivimos en un mundo tan maravilloso y complejo que no es difícil dejarse fascinar por él. Me interesa el Universo y saber de que está hecho, pero también el hombre y como se relaciona con ese Universo y con sus semejante, incluidas las grandes preguntas que se hace en todo tiempo y lugar: la muerte, el sentido de la propia existencia, nuestro puesto en el mundo…



¿Cómo surge la idea de “Magia en el Antiguo Egipto” y qué podemos encontrar en él?


Surge de una fascinación que arranca desde la niñez, cuando me enfrascaba en la lectura de enciclopedias, de diccionarios de mitología, de obras que describían dioses extraños capaces de despertar la imaginación más delirante, de civilizaciones que nos precedieron y que eran tan extrañas y tan ajenas, y al mismo tiempo desarrolladas por hombres y mujeres con las mismas pulsiones que nosotros. A los diccionarios de mitología le siguieron obras históricas, el Libro de los Muertos, libros especializados sobre diferentes aspectos de la vida en el antiguo Egipto…


En Magia en el Antiguo Egipto nos sitúas ante todo, como es lógico, en el contexto histórico y geográfico de Egipto y de su principal dador de vida...El Nilo...¿cómo podemos entender en pleno siglo XXI toda la historia vivida durante centurias en aquellas tierras?, ¿realmente sabemos todo lo que allí pasó?


Saber todo lo que allí pasó es prácticamente imposible. Apenas sabemos algunas cuantas cosas. En las arenas del desierto, bajo las tierras del Delta, bajo una infinidad de casas en ciudades como El Cairo permanece enterrada una enorme cantidad de vestigios de aquella fascinante civilización. Apenas sabemos un pequeño porcentaje de la historia de las gentes del Nilo. ¡Aún hay tanto por descubrir! ¡Mucho más de lo poco que hemos descubierto ya! Y no le quepa duda a nadie de que Egipto seguirá sorprendiéndonos con hallazgos increíbles en el futuro. Con todo, y con mucha prudencia debemos usar e interpretar los datos que tenemos, procedentes de hallazgos arqueológicos, fuentes escritas, etc. para hacernos una visión de conjunto de cómo nació y se desarrolló una de las civilizaciones más ricas y duraderas del planeta. Con esos datos nos corresponde ahora hacer un esfuerzo para “situarnos” en el medio de las gentes del Nilo y tratar de entender su percepción del mundo. Ardua labor, pero sin duda, reconfortante; una labor que puede además ayudarnos a comprendernos mejor a nosotros mismos, a crear un lazo, una raíz, con nuestros orígenes, con nuestro pasado más remotos, con los que nos precedieron. En un mundo tan desarraigado como el nuestro, en el que hemos perdido precisamente ese vínculo con el pasado y con nuestros antecesores, creo que eso es algo bueno que puede vincularnos de una forma muy positiva a esa tierra que pisamos, pero con la que hemos perdido contacto real en muchas ocasiones.


Si cualquier núcleo de población actual y más en la antigüedad...tiene sus propias creencias, sus costumbre...si nos trasladamos al Antiguo Egipto...a sus mitos de la creación egipcios y describe el mundo según estos, especialmente el mundo invisible, habitado por una caterva de seres de pesadilla, genios, demonios, espíritus de difuntos que aterrorizan a los vivos durante el sueño y traen todo tipo de desgracias y enfermedades... ¿cómo pudieron surgir todo esto y más?



Ya antes del Egipto Dinástico, hace más de 5000 años, las bases de las creencias y de la cultura egipcia estaban definidas, aunque luego sufrieran cambios y adaptaciones. A lo largo del Nilo, desde el Delta hasta el Alto Egipto, surgieron pequeños estados centralizados en ciudades situadas a lo largo del gran río, cada una con sus propios dioses, costumbres, etc. Pero el mismo río actuaba como un canal de comunicación entre los diferentes estados a lo largo del cual, el contacto entre unos y otros, acabó creando una cultura común aunque con variantes locales, un mismo idioma, una misma concepción del río y de su importancia en el mundo… Con el tiempo, un rey de aquellos estados, el mítico Rey Escorpión, unificó por la fuerza de las armas las dos tierras, el Alto y el Bajo Nilo, dando nacimiento al Egipto faraónico. Para entonces ya había una cultura común compartida, forjada lentamente durante muchos años, entre los habitantes de ambos reinos. Y esa cultura común incluía una visión del mundo más allá de este, el “occidente”, la tierra de los muertos y sus moradores, que a veces se asomaban a este mundo a través de los sueños, a los que los egipcios daban mucha importancia, y en los que ellos creían ver una ventana hacia ese otro lado. A través de ellos sus difuntos allegados y los dioses les daban mensajes. En otras ocasiones, otros difuntos menos benévolos y criaturas de aspecto amenazador convertían sus sueños, sus atisbos del otro lado, en pesadillas…



Nos das a conocer algunas historias y cuentos en los que intervienen magos, los secretos de la magia talismánica, de la magia maléfica, de la magia egipcia aplicada a la salud y de las artes adivinatorias...a grandes rasgos, ¿cuál fue su desarrollo y hacia dónde derivó?

Los cuentos en los que intervienen magos resultan muy interesantes, no sólo desde el punto de vista literario. Son historias que enganchan, relatos cuya sola lectura es de por sí agradable; pero son además otra fuente para entender mejor el concepto de magia que tenían los egipcios. Los procedimientos mágicos que en ellos se describen, los poderes que supustamente tenían los magos y sus formas de actuar, eran los que realmente se llevaban a cabo de forma cotidiana; eran creencias arraigadas entre la población de todas las categorías sociales.

Generalmente los protagonistas de tales historias son sabios, eruditos que gozaban ya de fama y prestigio por sus conocimientos generaciones después de su muerte cuando fueron escritos los relatos que describen sus hazañas. Suelen ser sacerdotes lectores, gente culta que sabe leer en los libros de magia escondidos en los templos. Reflejan un conocimiento que era accesible sólo a unos pocos y que era celosamente guardado para evitar que ese conocimiento se empleara con fines perversos. Con el devenir del tiempo, algunos de esos procedimientos acabaron divulgándose, si hacemos caso de lo que se refleja en la literatura pesimista propia de los llamados Periodos Intermedios, periodos breves, de transición, en los que Egipto sufrió crisis convulsas políticas y sociales que amenazaban al orden social.

Conforme avanza la historia de Egipto se comprueba que va creciendo la literatura mágica, que esta va siendo cada vez más accesible, y que la, llamémosla así, Alta Magia que se guardaba en los templos, al salir de éstos derivó en una magia más práctica, pero también más orientada a satisfacer los deseos más mundanos. La magia deviene aquí hechicería a menudo; especialmente en los tiempos de la dominación griega y romana.



Si ahora digo “escuela de magos” a muchos se les vendrá a la mente Howarghts y Harry Potter...pero escuelas de magos oficiales...y no tan oficiales ya existían en Egipto hace siglos, ¿no?


Así es. Las escuelas de magia no eran otras que las misteriosas Casas de la Vida, dependencias anexas a los templos y al palacio real donde se aprendía a leer y a escribir. Allí se formaban tanto los escribas como los jery hebet, los sacerdotes lectores, que entraban a estudiar allí a cargo de un maestro. Desgraciadamente poco sabemos de tales escuelas, ya que una de las características de las mismas es su secretismo. El conocimiento sagrado debía ser preservado de las miradas de los profanos. Si los secretos se divulgaban perderían su eficacia. Por esa razón es un misterio para nosotros en la actualidad lo que ocurría concretamente y en detalle en ellas, y a menudo sólo podemos especular.



¿Quién era/es Heka y qué relación tiene con la magia?

Heka es un concepto importantísimo en la cosmovisión de los antiguos egipcios. Es una fuerza primigenia, ancestral, surgida con la propia creación, más antigua que los propios dioses. Heka es descrita como una especie de sustancia que permite que los dioses puedan hacer cosas extraordinarias y dominar las fuerzas de la naturaleza. Heka es también lo que almacena dentro de sí el “hekay”, el mago. Es la fuerza de la creación. Podemos traducirlo por tanto como “poder mágico”.

Aunque es un concepto abstracto, heka era a menudo representado como un dios con forma humana sobre cuya cabeza se posa una rana, para indicar que es una fuerza ancestral y primaria; y sosteniendo, aferrando, una serpiente en cada mano, expresando así su dominio y su poder. A menudo se le representa acompañando y protegiendo al mismísimo padre de los dioses, Ra.


Nos hablas en tu obra de Magia “Nociva”, ¿existe?


Decidí llamarla así y no magia negra, porque, desde el punto de vista de los magos oficiales, aunque se trata de procedimientos para hacer daño, su uso puede ser lícito. La magia nociva se empleaba contra los enemigos de Egipto y del faraón, contra los caudillos, ciudades y pueblos que se consideraban una amenaza. En la concepción del mundo que tenían los egipcios, Egipto y el Nilo eran el mundo fértil que había sido extraído del Nun, el Océano Primordial. De aquel Océano que era lo único que existía antes de cualquier otra cosa surgió la Colina Primordial, el mundo ordenado del que Egipto era el reflejo en la tierra.

Más allá de las riveras fértiles del río se extendía el desierto, el lugar de la muerte y del caos donde habitaban animales y tribus hostiles que, en la imaginación de los egipcios, eran servidores de las fuerzas del Caos que intentaban irrumpir en su ordenado mundo y hundir de nuevo la creación. Los sacerdotes, especialmente en las fronteras, en las fortalezas más alejadas, realizaban rituales execratorios, hechizos de maldición utilizando cuencos y figuras de cera, madera, arcilla y otros materiales que representaban a los enemigos del Estado, y por tanto de la Creación, para destruirlos en medio de rituales terribles, para evitar que amenazaran el orden. En el libro describo con detalle dichos ritos y las terribles imprecaciones que se formulaban en ellos.


Dedicas un capítulo a historias de miedo y magia... ¿son similares a las historias actuales?


No es que sean similares, con las lógicas diferencias provocadas por el enorme abismo de tiempo que las separa, es que incluso a veces los relatos egipcios han inspirado a relatos que creeríamos contemporáneos. Y no sólo en el ámbito de lo que ahora llamaríamos género de terror o de misterio. Simbad el Marino tiene un claro precedente en la Historia del marinero náufrago que se escribió en Egipto alrededor del 2200 a. C. Cenicienta parece una versión moderna de la historia de Ródope, una esclava en el relato egipcio. Incluso la popular historia del Aprendiz de Brujo, popularizado por Disney tiene raíces egipcias, aunque en este caso se trate de un relato escrito por Luciano de Samósata, un escritor griego del siglo II a. C., pero que se inspiró en los magos egipcios para su personaje del mago Páncrates.



No te voy a preguntar si andas o no metidos en nuevos proyectos, porque siendo tú...fijo que sí, ¿alguno del que ya se pueda saber algo?

No sé cómo lo hago, pero siempre ando metido en algo. Bueno… Sí se como lo hago. Me dejo liar rápido porque no se estarme quieto y me puede la curiosidad y las ganas de hacer cosas, de contribuir de forma honesta a los temas que me gustan… Tú también sabes de eso. Un buscador puede tomarse una pausa, pero no puede dejar de estar en el camino.

De momento, sigo profundizando en alguno de los temas relacionados con el contenido de Magia en el Antiguo Egipto. Supongo que verán la luz en forma de artículos, y quizá, más adelante, de libro. Hay otros proyectos en los que tampoco he dejado de trabajar durante estos últimos años: vampiros, licantropía… Y sí, seguramente habrá un nuevo libro que verá la luz en 2019, y que de nuevo toca temas relacionados con el pensamiento mágico… No me atrevo a decir más para no enfadar a las meigas...


Gracias, Javier, por estar de nuevo entre nosotros y por este “Magia en el Antiguo Egipto” de la editorial Luciérnaga...hasta pronto¡¡¡

¡Un abrazo, amigos! ¡Y hasta muy pronto!


No hay comentarios:

Publicar un comentario